Sin rumbo. The dog (2016), de Lam Can-zhao

Ivan Garcia 15 - Mayo - 2018 Textos -Foco: 5º Construir Cine: festival internacional de cine sobre el trabajo

 

China es un país con un desarrollo industrial importante, y The Dog, el filme de Lam Can-zhao, se posiciona en la ciudad para hacer un recorrido por las vidas de aquellos que buscan prosperar en un entorno urbano creciente. Pero esto no es fácil para ni para las personas ni para un pequeño cachorro que va de mano en mano, sin saber dónde terminará o recomenzará su recorrido.

Desde un principio tenemos la dicotomía entre la realidad planteada por las noticias, la radio, que indica que el distrito de Guangzhou es el de mayor crecimiento y posibilidades laborales, y la realidad en la que viven los distintos personajes a los que el perro encuentra en su camino de orfandad. La gente vive aislada, con dificultades económicas, recurriendo a negocios ilegales o cambiando su vocación por algo más redituable.

El blanco y negro da un matiz de contraste más fuerte aún. Nos introduce en este mundo no de forma esperanzada u optimista, sino con la visión que parecen tener los personajes que aquí se encuentran. Lo que no queda muy claro, pero puede leerse como un intento de ahondar en el momento concreto que se está retratando, es el uso de los planos fijos inmensamente largos, que por momentos frenan por completo el ritmo de la narración sin otro sentido aparente. Minutos enteros de un hombre sentado a la mesa, o de la fachada exterior de un edificio al que un personaje entra. Puede haber diversas interpretaciones respecto a esta estética, pero lo cierto es que hacen mucho más lento y pesado el relato.

Hay también un planteo de circularidad, que formalmente no es más que un pequeño giro, de que el filme termina como comienza, implicando que el camino nos lleva de nuevo al lugar del que partimos. También conlleva la noción del tiempo cíclico, es decir que aquello que sucedió volverá a suceder indefinidamente, y por lo tanto los problemas y la gente que hemos encontrado fueron los mismos que eran antes y que seguirán siendo, ya que esas cosas no cambian jamás.

The Dog es una propuesta interesante desde los conceptos que plantea, pero que a pesar de su corta duración requiere paciencia para con las decisiones formales y el ritmo narrativo.

Ivan Garcia

ivangarcia@caligari.com.ar

The dog