Salir del horno. Siempre acá (2016), de Belén Ricardes, Giuliana Gemetto y Juan Cruz Gómez 

Ivan Garcia 25- Mayo - 2017 Textos -Foco: 2º EPA CINE - Festival Internacional De Cine De El Palomar

 

Siempre acá es un documental observacional. Nos muestra retazos de la vida de un grupo de gente que vive en el campo, en un horno de fundición de ladrillos. Se centra sobre todo en la relación entre su trabajo y su vida privada, remarcando el determinismo de vivir aislados, con pocas expectativas de alguna vez buscar o conseguir otra vida, si bien el trabajo manual en los hornos no los satisface.
Los planos son amplios y de poco movimiento, y nos muestran la rutina laboral con el trasfondo monótono y rural, tal como la vida de sus protagonistas, que cuentan su pasado, presente y posible futuro a modo de voz en off mientras los vemos desarrollar sus tareas. Cada día es un nuevo ladrillo igual al anterior, que se acumula sin fin, parece decirnos el cortometraje.


Los trabajadores ven la posibilidad de cambio más en sus hijos, en las generaciones posteriores. Notan el paso del tiempo en la perspectiva de todos ellos de abandonar el arduo trabajo e ir a la ciudad. Poco a poco la vida en los hornos pertenece solo a los mayores, los que han pasado todo su tiempo ahí, sin querer abandonar su humilde lugar. La juventud choca con esta idea de vida estática y sedentaria. Y no es que sus padres se nieguen, sino que ven como un progreso para ellos poder ver más allá del día a día y de la niebla y humo del extenso campo.
En diez minutos y sin grandes aspavientos tenemos una mirada en primera a persona pero a la vez con cierta distancia de lo que significa vivir en una rutina inalterable, de los cambios generacionales y de la relación entre el trabajo y las proyecciones que uno hace y puede hacer para su vida.

Ivan Garcia

Siempre acá