El arte de luchar contra uno mismo. Salir (2015), de Javier Pera

Rosario Iniesta 4 - Noviembre - 2015 Textos

 

 

Salir, cortometraje de animación producido por Sextante Films,participante de laCompetencia Argentina de Cortometrajes en el marco del 30° Festival Internacional de Mar del Plata,resulta ser un interesante ejercicio de estilo, con un hiperrealismo contundente y una bella estética clásica. Su valía reside en la maestría para relatar con recursos puramente cinematográficos tales como el travelling aéreo, los flashbacks y los fundidos, una historia simple de carácter universal.

El sonido tiene también un tratamiento realista. La pieza musical, compuesta por el mismo director, es de tipo incidental, sutil y adecuada con los climas que se van narrando según vamos conociendo la historia del protagonista. No hay diálogos, sólo conversaciones entre miradas.

 

 

Nos centramos en una Australia minera en el año 1915 donde nuestro protagonista es un hombre trabajador, que descubrimos que está enamorado de una joven  de la alta sociedad, fuera de su alcance, por lo que él decide unirse al ejército para pelear en la guerra, conquistar definitivamente a aquella mujer y así darle un sentido a su vida. Ella le arroja un reloj relicario desde su carruaje para que la recuerde siempre.

Un año más tarde en Francia, vemos al protagonista convertido en soldado, en las trincheras que remiten a recreaciones canónicas bélicas hollywoodenses. El protagonista, ahora soldado, sueña despierto acerca de la vida que podría llegar a tener. En medio de la contienda, los sonidos son hiperrealistas, todo es caos. Hasta que se queda solo, sale a dar pelea y decide salir para ver qué ha sucedido. Al ver que el enemigo no es tal, todo se desvanece. Sale a la superficie, divisa el paisaje desolador.

 

La transición entre las agujas del reloj se propone a modo de encrucijada: o vuelve a casa como un héroe o muere allí mismo. Deja caer el reloj, se quita la máscara que lo protegía y aislaba del mundo, deja caer también su casco y se va caminando lentamente hacia una bellísima puesta de sol. El cristal del reloj se quiebra en pedazos. En los títulos finales, se cita un evangelio apócrifo, a modo de cuestionamiento a todo aquello que está preestablecido que nos hará libres y felices.

Rosario Iniesta

rosarioiniesta@caligari.com.ar

 

Salir