¡Qué desgracia, soy gay!. Quand on a 17 ans (2017), de André Téchiné

Violeta Cofré 17 - Junio - 2018 Textos

 

Aún en el ambiente de tolerancia e inclusión de las diversidades sexuales en el cual aparentemente vivimos, parece al menos curioso que la industria del cine siga echando mano a ciertos estereotipos o clichés para abordar la temática gay. Ahora se me vienen a la mente algunos títulos como Moonlight o Brokeback Mountain que de alguna manera han instaurado una forma de representar la homosexualidad desde un enfoque dramático sin profundizar demasiado en otros aspectos, quizás más felices o menos morbosos, del amor entre dos personas del mismo sexo. Dentro de esta tradición se inscribe la más reciente realización del director francés André Téchiné, Cuando tienes 17 años.

En sí el relato de la película es bastante simple y, en gran medida, predecible. Su eje temático se centra en la relación amorosa entre dos adolescentes de diferente estrato social: Demian, el hijo de una doctora y de un piloto militar y Thomas un chico negro adoptado que paralelamente a los estudios debe trabajar en la granja de sus padres. La acción se desarrolla en una localidad rural de Francia. Allí, entre hermosas postales de montañas nevadas y lagos rodeados de bosque surge entre los protagonistas una dinámica de hostilidad y agresión mutua que deriva gradualmente en una relación homoerótica.

Si bien las situaciones del film parecen un tanto forzadas para generar las condiciones adecuadas que susciten el deseo entre los protagonistas, el mayor problema de la película no recae en el contenido sino más bien en la forma superficial y el tono excesivamente dramático que escoge Téchiné para desarrollar el conflicto. Las escenas de violencia física como forma de canalizar una pulsión erótica latente, así como también la necesidad de Thomas de nadar en el lago para apaciguar su ímpetu sexual son algunos de los lugares comunes en los que cae el director con demasiada frecuencia para retratar el estado negación en el que viven los personajes.

Con todo, existen varias instancias que podrían haberse aprovechado para otorgar a la historia mayor complejidad, como la situación precaria en la que vive Thomas en contraste con el entorno privilegiado de Demian. Así también el personaje de Sandrine Kiberlain, madre de Demian, es uno de los elementos interesantes que podría haber marcado una diferencia en relación a películas anteriores de temática similar, sin embargo su injerencia en el desenlace termina siendo circunstancial y se limita a la función de puente o conector entre los dos adolescentes.

Cuando tienes 17 años es una película que, en definitiva, no logra profundizar en la discusión sobre qué significa ser homosexual en la actualidad, sino más bien reproduce una formula ya varias veces utilizada por el cine hollywoodense centrada en el drama de asumir una opción sexual distinta frente a la sociedad, lo cual puede ser un problema real para muchas personas, pero que no contribuye a abordar el tema en su totalidad y en su complejidad. La cuestión es hasta qué punto representar, a nivel cultural, la homosexualidad de manera simplificada como un drama terrible sirve a legitimar el paradigma heteronormativo dentro del cual ser gay es una anomalía, una suerte de enfermedad o desgracia.

Violeta Cofré

violetacofre@caligari.com.ar

Quand on a 17 ans