Narrar lo relegado. Orione (2017) de Toia Bonino

Julieta Abella 7 - Marzo - 2018

 

“El ya no tenía ninguna esperanza, y su miedo de vivir se hacía más poderoso cuando pensaba que jamás tendría ilusiones […]”.
Roberto Arlt

Fotografías familiares; voces llenan las innumerables anécdotas, vivencias, experiencias detrás cada mirada. Inmediatamente después un relato se sucede. Mientras se observa la cuidadosa preparación de algún tipo de receta, una madre habla de su hijo. Cuenta sobre la primera experiencia que él tuvo con la policía. Este tono marcará el resto del film; una visión humana, real, contrapuesta al discurso de los medios hegemónicos. Orione, entonces, trazará una nueva forma de entrada al relato y, a su vez, a la cinematografía.
Orione de Toia Bonino reconstruye la historia de Ale, un joven que murió en un operativo policial luego de ser delatado. La narración sobre Ale, y también la de su familia, se presenta a partir de una multiplicidad de formas: testimonios, videos caseros, locaciones, archivos policiales, noticias. Esta fusión heterogénea de archivos y relatos de diferentes temporalidades estará estructurada en partes; partes que contarán desde el comienzo de la delincuencia de Ale hasta el momento posterior a su muerte. Es así que el film se ocupará de recorrer temporalmente y de recobrar una visión humana e íntegra de un titular más de la sección criminales.
En semejanza con las múltiples fuentes que componen el relato, la cinematografía se compondrá, esencialmente, a partir de primeros planos. El énfasis visual en elementos disimiles, como es la preparación de una torta, permitirá un foco de atención para con el relato. Incluso, cuando el mismo recurso se use en figuras de testimonios puntuales tampoco perderá el efecto. Las palabras y las imágenes confluirán de una forma armoniosa centrando la significación en la naturaleza de las declaraciones familiares y barriales. Esporádicamente, en contraste, se verán planos generales, escenográficos, dando dimensión al relato. Esto permitirá un dialogo entre lo particular y lo general; ya sea visualmente pero también a través de la confluencia de configuraciones de los testimonios.
Sobre su desenlace, el film reproducirá la secuencia perodística transmitida en los medios correspondiente al asesinato de Ale. Se observará el fin del operativo policial mientras que de fondo se informa sobre la muerte de los delincuentes y las heridas de los oficiales. Imágenes morbosas, datos poco precisos, moneda corriente de la comunicación mediática. Inmediatamente después se escucha el relato de la madre. Mientras le da los toques finales a la torta de su nieto, cuenta su desesperación, la agonía de no poder encontrarse con el cuerpo de su hijo en el momento posterior al operativo policial. Es entonces que Orione se proclamará como la observación de aquello que es relegado; de lo que se refiere hegemónicamente de forma superficial y banal. Esta mirada resignificadora también se plasmará en las formas estéticas que componen la película alcanzando una experiencia fílmica íntegra y majestuosa.

Julieta Abella

julietaabella@caligari.com.ar

Orione