“Dime con quién andas y te diré quién eres”. Mi amiga del parque (2015) de Ana Katz

Fiamma Larreyna 13 - Enero - 2015 Textos

 

Solemos encontrarnos con éste dicho en el boca a boca cotidiano, y quizás por su generalización y su ambigüedad es que lo aceptamos y rechazamos en simultáneo.

“Mi amiga del parque” de Ana Katz expone la relación de dos mujeres que desbordan diferencias. Julieta Zylberberg interpreta a Liz, una escritora sin problemas económicos, recientemente venida en madre que se desliza entre la angustia de no poder amamantar a su hijo Nicanor (en homenaje a Parra) y la distancia con su marido que está filmando un documental en Chile.

Sin unas ganas locas de gritar “Viva la Cordillera de los Andes” y convencida de que su hijo necesita estar con otros bebes, Liz comienza a socializar en el parque y conoce a Rosa (Ana Katz). Ya en el primer diálogo entre ellas notamos la fricción de dos universos diferentes. Mientras hamacan a los bebés, con espontaneidad, Liz hace las preguntas que quiere hacer sin medir el desconcierto con el que Rosa las interpretará, y de la misma forma, Rosa actúa de acuerdo a su identidad, sin percatarse que sus costumbres son diferentes de las de Liz y que ella también está desconcertándola.

Los comportamientos de Liz y Rosa son de los más extravagantes, absurdos en el buen y hermoso uso de la palabra.

Y si sus semejanzas no son tantas como sus diferencias esto no evita que se forje una relación de amistad. Ambas tuvieron novios en Mar del Plata, una robó un auto para poder verlo y la otra no, no necesito hacerlo.

En la película el auto es más que un vehículo de traslado, es el símbolo de los límites de los personajes:  una cuenta de taxi  cuyas cifras es mejor no imaginar, ausencias materializadas en forma de palanca de cambios, pasiones que para estallar necesitan de ese lugar, y solidaridades que cuestionan en qué lugar hay estar. 

La película trabaja con una ambigüedad y suspenso que hace preguntarnos en cada minuto que es lo que va a pasar, nuestras interpretaciones y prejuicios son burlados a medida que avanza la película y nos convertimos en juguetes de la historia.

No siempre se tiene la oportunidad de ver una comedía con personajes femeninos tan profundos y bien desarrollados. Entre diálogos fluidos y escenas cotidianas acompañamos el surgimiento de una amistad y el descubrimiento de cómo ser madre.

Liz está pisando suelos nuevos, una mudanza le desordena la casa pero la preocupación de ser una buena madre la desordena a ella.

En el parque están “Las hermanas R”: Rosa y Renata (Maricel Álvarez) pero también hay otro grupo de padres que alertan a Liz del peligro que sugieren estas hermanas, porque no son como ellos, porque son diferentes. Y para estos personajes los diferentes a uno funcionan como peligro, no como amigos.

“Mi amiga del parque” autodefinida como “Una comedia preocupante” plantea la historia de amistad de dos mujeres, que entre sus vaivenes y preguntas, van a ir descubriendo qué tipo de madres quieren ser.

Lucía Alvarez Esporta

 

Mi amiga del parque