Sos mucho mejor que los demás. Los paranoicos (2008), de Gabriel Medina

Rosario Iniesta 3 - Febrero - 2016 Textos

 

 

El comienzo de la película es misterioso, particular. Una gran dimensión paralela de un mono de plástico que esconde fantasías y maravillas. Se escucha a lo lejos un cántico que se hace inteligible de a poco. Es una fiesta de cumpleaños y el animador es él, la persona más inanimada que podemos imaginar: Luciano Gauna.

Guionista, introvertido, tímido, se achica ante la mirada del otro. Su amigo Sherman (Martín Feldman) es su fiel compañero. Ante la llegada de Manuel, amigo en común, quien triunfa en la TV española con su serie, “Los paranoicos”, se produce una revolución en su vida. El personaje del “héroe” que vuelve a casa logra enfatizar aún más si cabe las obsesiones neuróticas de Luciano.

Sus relaciones, sus conductas y sus miedos sufren un vuelco cuando descubre que la serie está basada en su vida, en la de un cobarde. Medina convierte al espectador en cómplice de la transformación del protagonista.

Gabriel Medina, director de cine (devenido, a su vez en personaje de Los simuladores, la mítica serie de Damián Szifrón, de quien fue asistente de dirección) logra en esta ficción, un clima teatral, con unas interpretaciones de tragicomedia que rozan los límites del absurdo. Con una banda sonora que incluye temas de Él mató a un policía motorizado, Todos tus muertos, Doris y Farmacia, logra una narración amena en la que el espectador va conociendo el mundo en el que habita Gauna. Ejemplo de esto es la inolvidable escena de liberación bailando “El féretro”, de Todos Tus Muertos.

Hendler logra desencasillarse en este papel y amoldarse a una dinámica interpretativa que contrasta con el resto de su carrera, se luce como nunca en este registro. Otro tanto pasa con Jazmín Stuart (Sofía), pero es el personaje de Walter Jakob (Manuel) el que marca el pulso del relato. Manuel es para Luciano todo aquello que odia y que no pudo ser pero lentamente logra despegarse para poder ser, por fin, él mismo. Y sin miedo a equivocarse.

Rosario Iniesta

rosarioiniesta@caligari.com.ar

Los paranoicos