El ejercicio de la memoria. Los ofendidos (2016), de Marcela Zamora

Ayelen Boffelli 6 - Junio - 2017 -Foco: 17º FICDH - Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos

 


La memoria, o mejor, el uso de la memoria es un campo de batalla. Están quienes quieren dejar ahí quieta, contradictoriamente olvidada, y quienes, a la inversa quieren despertarla, cuestionarla, traerla al presente para, paradójicamente, no olvidarla.
Y eso se propone la directora Marcela Zamora en “Los ofendidos” un film documental con un perfil personal, donde la directora logra preguntarle a su padre cómo vivió, o sufrió, la época de tortura durante la guerra civil salvadoreña.
Los Ofendidos narra un pedazo de la historia de El Salvador. Entre 1977 y 1980, una guerra civil que encabezada desde el Estado, generó miles de víctimas civiles. El documental los protagonizan ellos, ofendidos, víctimas del Estado: Rubén Zamora, padre de la directora, Juan Romagoza y Neris Gonzalez. Marcela, la directora creció en el exilio, y ahora como una mujer de la posguerra busca rellenar esos espacios vacíos que le generaron la ausencia de su padre, o el enterarse de los secretos familiares por su madre. Por eso decide ella misma entrevistar a su padre, quien fue un líder político durante los años de guerra. Quiere conocer la historia que los medios y las instituciones la obligaron a olvidar. Y el lugar elegido para ese encuentro tan esperado con su padre es su propia casa; donde la familiaridad del lugar abraza a esa conversación tan deseada. Porque Rubén Zamora, antes que líder político es padre, y es la relación entre ambas realidades la Marcela quiere unir y conocer.
Así el documental transita entre la entrevista y las imágenes de archivo para ir dándole forma a esa parte de la historia que por una especie de pacto secreto, se les obligo a ocultar. Y es su padre quien le propone conocerla también, por medio de otras voces. Así los años de guerra se van completando con los relatos de otras víctimas que traen sus recuerdos alojados en la memoria, para que en el presente se revaloren, se aprenda de ellos, con el dolor que ello conlleva.
Y en el lado opuesto de esta valentía, se ubican los otros personajes del documental. Primero el Ministro de Defensa de El Salvador, Munguía Payés, quien entre titubeos intenta zafar de la incomodidad de la situación. Y no pudiendo justificar la presencia del libro amarillo (donde aparecen nombres y fotos de las personas torturadas) se excusa diciendo que él no conocía esos hechos. Y en segundo lugar un miembro de las fuerzas que oculta su identidad pero que no tiene problema en contar todas las formas de tortura que llevo adelante durante esos años, con la sutil aclaración de que él sólo seguía órdenes.
Así el documental nos plantea dos situaciones diferentes dentro de un mismo ejercicio, recordar para conocer, para no volver a cometer los mismos errores, para crecer. Un camino que nos queda por andar a todos los países del continente.

Ayelen Boffelli

ayelenboffelli@caligari.com.ar

Los ofendidos