Una película rebelde en su ser, en su alma. Les ogres (2016) de Julie Gourdain

Ayelen Boffelli  1 - Febrero- 2017 Textos - Foco: VII festival online MyFrenchFilmFestival

 


Luego de las casi 2 horas y media que dura Ogros me surgen ideas por todos lados, estoy ansiosa por escribir, la fotografía me desveló, la música me pareció simplemente perfecta, las actuaciones prácticamente desaparecidas para ver realmente a personas transitar sus vidas, el arte de la película no se queda atrás. Todo funciona. Prendo la computadora para empezar a escribir, pero no logro organizarme. Dejo pasar unos días para que baje la emoción del primer momento: y acá estoy, escribiendo sobre esta película que merece la pena ser vista.


Léa Fehner es la directora de este film, que trata sobre la convivencia de varias familias, o mejor dicho de una única familia ensamblada, que forman una compañía de teatro ambulante, que recorre Francia mostrando sus obras. El director de la compañía es, juntamente, el padre de la directora, y es quien fundó la compañía itinerante francesa:  l'Agit - Théâtre. Su esposa en la vida real es la misma que en la ficción, y a su vez, madre de la directora. Y finalmente, el personaje de Inés, hija de estos, es la hermana de Léa. Por lo tanto el tema de la película es más que conocido para ella, y de ahí es que podemos entender la manera en que logra articular de forma tan compleja y efectiva todos los elementos que componen el film.
“Realmente no quiero nada y esa es una demanda. Al no ser nada realmente, quizás es una buena fortuna” repiten los integrantes de la compañía y esta frase representa la forma en que viven dentro este relato sensible y cruel a la vez.
Los excesos son la forma en que avanza la historia, la forma en que esta pequeña comunidad decide afrontar la vida con sus cosas buenas y sus cosas malas. Así desde el comienzo nos metemos en ese mundo misterioso y atrapante que implica ser parte de una comunidad itinerante. Los planos iniciales, cerrados, sensuales y delicados se cortan abruptamente por un plano general que nos presenta la vorágine de lo que estamos por ver. Las escenas nos ofrecen pasión inundada por egos, desconfianza y amor.
Todo en Les Ogres es un microcosmos de familia, de crisis individuales y colectivas, que se exponen como una obra de teatro frente a un público que está ahí sin entender qué es lo que sucede. Tal es el caso, que el primer punto de inflexión se produce al caer de una altura considerable una de las actrices en medio de una escena. Y ahí corte abrupto, de nuevo. Como ocurrirá a lo largo de todo el fin.
Todo en el film es vertiginoso: el acto de Chejov que representan, los odios y los dolores del pasado que regresan, continuamente, para alterar el presente. Los tiempos muertos desaparecen, se nos niega un tiempo para descansar. Debemos estar pendientes de la historia, siendo parte de ella. La cámara baila con los personajes, se une a su vorágine. Y ahí corte abrupto, de nuevo.
El amor es la clave para entender esta película, que nos muestra sus 2 lados, su pasión desconmensurada y su violencia más pura. El título le cabe justo, el ogro es impulso por la vida, deseo ferviente de vivirla en su máxima expresión, pero sin ocultar su lado monstruoso y cruel. Amarse pero lastimarse, parece la ecuación que resuelve la cotidianidad de estos personajes. Caso contrario a lo que ocurre en el mundo de los niños, donde la libertad, el juego y la complicidad son las leyes que rigen la vida. El perdón es lo que falta, el perdón del pasado, para afrontar el futuro con la misma ferocidad con que se enfrenta el presente. Ese es el trabajo que cada uno de los personajes realiza: M. Deloyal debe superar su duelo para poder aceptar al hijo que viene en camino. Mona debe saber aceptar todos los obstáculos que la vida le presenta. Marion debe personar a su marido, Lola tiene que abandonar un antiguo amor que la ha lastimado, y así cada uno de los personajes de la historia tiene algo que dejar atrás para poder seguir adelante. Deben dejar de negar el dolor y la muerte con excesos, para hacerse cargo de lo que realmente son. Y así sucede, deciden enfrentar todo como una verdadera familia. Y ahí corte abrupto, de nuevo.

Ayelen Boffelli

ayelenboffelli@caligari.com.ar

Les ogres