Esto también es París. Les derniers Parisiens (2016), de Hamé Bourokba y Ekoué Labitey

Mercedes Orden 9 - Febrero - 2018 Textos - Foco: VIII festival online MyFrenchFilmFestival

 

Las cosas no parecen estar del todo bien en París, o al menos no en el barrio de Pigalle. El clima que sobrevuela es tenso y en medio de él está Nasser (Reda Kateb) quien acaba de salir de la cárcel convirtiendo a su hermano Arezki (Slimane Dazi) en una especie de tutor para el cual se ve obligado a trabajar en su bar "Le Prestige". El conflicto surge cuando el recién llegado se opone a la idea de retroceder varios pasos y cambiar su nivel de vida -ese que alguna vez tuvo y que cree poder mantener- por el hecho de haber permanecido todo este tiempo tras las rejas. Mientras tanto, al hombre le toca hacer buena letra para que la justicia no se vea obligado a poner nuevamente su atención en él.
No es una historia de héroes sino lo contrario: los protagonistas no llevan a cabo grandes acciones motorizadas por sus búsquedas interiores sino que en realidad, lo que intentan es lograr estabilidad, o tal vez mejorar en cierto modo su condición, pero donde el mayor impulso es no caer. De tal modo se manejan los distintos personajes de la historia, haciendo cada uno el negocio que cree pertinente para que eso suceda, sea vendiendo drogas en un baño o estafando a algún distraído que peca de inocencia.
El largometraje dirigido por Hamé y Ékoué, los raperos del grupo francés La Rumeur, se desprende de los clichés cotidianos de París, con su imaginario construido alrededor del río Sena, la Torre Eiffel, el Museo del Louvre y el Arco del Triunfo optando por buscar cierto realismo que se mantiene en la sombra de la ciudad de la luz, donde el paisaje que retrata la cámara lo conforma la vida nocturna, los excesos, la prostitución, la corrupción y, especialmente, la violencia. 
De tal manera, la transposición queda establecida en esta películae ya que si nos convencemos de que el hip hop es el género por excelencia para describir la cotidianidad y marginalidad de la vida urbana, Hamé y Ékoué proponen olvidarse por un rato del flow, trasladando al cine las tensiones de la ciudad y es el audiovisual lo que ahora les permite llevar a cabo un intento de crítica social sin hacerlo de una forma radical sino como un esbozo de lo que ocurre en la capital francesa y es negado, o al menos ignorado, por su sociedad.
Les derniers parisiens no cuenta con grandes ambiciones sino que construye una historia simple y prolija en torno a la cual se ubican los personajes que quizá nunca lleguen muy lejos pero para quienes el hecho de estar vivos y del lado de afuera de las cárceles ya es suficiente. Los bares son los espacios que los une pero también los enfrenta creando una multiplicidad de relaciones entre quienes poco tienen en común salvo los negocios sucios y el hecho de no poder escapar a esas noches que se prolongan incluso cuando comienza el nuevo día.

Mercedes Orden

mercedesorden@caligari.com.ar

Les derniers Parisiens