¿El amor? ¿Qué es eso?. Grab and Run (2017), de Roser Corella

Mercedes Orden 10 - Agosto - 2017 Textos - Foco: MARFICI 2017 - Festival Internacional de Cine Independiente de Mar del Plata.

 

Un hombre secuestra a una chica, con la complicidad de sus amigos y familia. Ella se convierte en su esposa. ¿Cómo puede ser? ¿Será el Síndrome de Estocolmo? En verdad, esta palabra no aparece en el documental. En su lugar, se habla de costumbre ancestral o delito, actualmente sancionado por la ley pero avalado por muchas mujeres que han llorado alguna vez y ahora creen haber podido comprender a sus hombres.
Grab and run describe de ese acto de secuestro que se produce en Kirguistán al cual se conoce como Ala kachuu –e incluso pone en cámara uno de ellos.  Es fácil explicarlo pero no comprenderlo. Digamos que simplemente buscan a la mujer con la que se quieren casar y entonces piden ayuda para ir por ella y llevársela. La esperan, la siguen, la meten en un auto y la llevan hasta su hogar para intentar convencerla de que eso fue lo mejor que le pudo haber pasado. Ella llora, el resto está satisfecho ante los resultados, excepto la familia que padece ante el desconocimiento del paradero de la desaparecida.


Un proverbio de esta cultura expresa que la piedra debe quedarse donde fue arrojada, de igual modo, gran parte de esta sociedad comprende el hecho de que la mujer tenga que quedarse junto a su secuestrador hasta, incluso, aprender a enamorarse de él. No importa si tiene proyectos o novio, su vida deja de ser algo que depende de ella.
Dirigido por Roser Corella, el documental atrapa por lo exótico de esta acción, aunque si uno lo analiza a fondo, no es el machismo ni el secuestro de mujeres donde hayamos su particularidad –por lástima, eso figura en la agenda cotidiana de nuestros medios- sino lo que ocurre una vez que este acto se lleva a cabo: mientras que a nosotras nos matan, a ellas las casan. Claro que también ocurren algunas resistencias y están las rebeldes que al no aceptar el “destino” que les tocó, deciden no ceder ante la angustia y quitarse la vida.
“Tú educas a tu hija y entonces otra familia se la lleva”, confiesa uno de esos hombres que, de manera hipócrita, alguna vez se casaron gracias al Ala kachuu pero que ahora no desean eso para la generación que les sigue. Testimonios de este tipo se repiten a lo largo de todo el largometraje mientras que las mujeres adultas recuerdan aquel secuestro sufrido con una tristeza aún sin elaborar pero, a su vez, aceptando con resignación hasta el punto de justificar lo ocurrido hace décadas atrás.
De fondo, la falta de dignidad es lo que impulsa a ellas a quedarse en ese hogar desconocido ya que seguido al secuestro, ocurre la violación y entonces la vergüenza y la certeza de que ya no podrán tener a otra pareja las congela en ese presente que Grab and run expone. ¿El amor? ¿Qué es eso? Nadie habla de la posibilidad de elegir a un compañero y de emprender una vida codo a codo, al contrario: es el hombre quien decide y la mujer calla y acepta.

Mercedes Orden

mercedesorden@caligari.com.ar

Grab and Run