Exagerado baño de sangre. Gokseong (The wailing) (2016), de Na Hong-jin

Guillermo Bruno 26- Mayo - 2016 Textos - Foco: 2º EPA CINE - Festival Internacional De Cine De El Palomar

 

 

Una serie de muertes brutales interrumpen la paz de una pequeña cuidad de Corea del Sur. Jong-Goo (Kwak do-Won), un policía de la zona, comienza a investigar el suceso, a la que se le suman cada vez más fenómenos extraños. La aparición de un hombre japones (Jun Kunimura), con supuestos poderes supernaturales, complica la trama, y el agente coreano deberá de cuidar a los suyos ante una inminente amenaza desconocida.

"Gokseong", de Corea del Sur es un film, que primero se presenta como un thriller, luego muta al horror, hasta convertirse en una lista de salvajes secuencias sangrientas que incluyen violencia animal, rituales horribles y zombies. Punto a favor, pese a todo, la película está bien filmada, y sobre todo en la primer hora, la opresión de la zona y del agrío clima de la misma, sumada a que los momentos de "sustos", están bien logrados, hacen que el espectador esté en vilo al menos durante ese periodo.

Además hay una cierta naturalidad, si se quiere, como la torpeza de algunos personajes, o el humor de los mismos. Pero es todo. Es sabido que el cine asiático tiende a usar un altísimo nivel de brutalidad, y en esta cinta se hace honor a todo ese estilo, que requiere a una audiencia con un buen estomago. Y además, son escenas que algunos las verán como desagradables, otros como intensas, o incluso tragicómicas.

El supuesto mensaje que implica el largometraje (Que supera las 2 horas y media pero tiene buen ritmo) y todo ese análisis sobre el bien y el mal, las deidades y los demonios, queda distorsionado por la forma exagerada en la que todo se presenta.

Respecto de las actuaciones, son correctas. Entre los destacados, Won interpreta bien a un oficial algo ingenuo y malhumorado, que se transforma en violento y sobreprotector, tras los sucesos que vive. Y el también mencionado Kunimura, muestra a su personaje como un sujeto impertérrito. siniestro y sin escrúpulos.

Mas allá de la idea y el significado que haya querido propagar el director, con esta película, da la sensación de que erró los caminos. Si bien este tipo de producciones puede tener éxito (De hecho "Gokseong" fue un éxito comercial) quizás presentando una realización menos chocante hubiera podido desarrollar la trama de una manera más efectiva, dejando de lado los excesos sangrientos, ya que si bien la premisa inicial es trillada, podría haber desembocado en un resultado mucho mas interesante.

Guillermo Bruno

Gokseong (The wailing)