Las pérdidas, campeón, te hacen más fuerte. Ganancias (2015), de Agustin Zabaleta

Soledad Marcote 22 - Mayo - 2016 Textos

 

La cámara se traslada dentro de un vestidor de un club antiguo con cambiadores metálicos, azulados, algo desolado. En este espacio transcurrirá todo el cortometraje.
Franco (55) aparece frente la cámara tras hacer deporte, se cambia de una práctica. Tras suyo se sienta Tadeo (13), un chico con ojeras con un aspecto delicado. Tadeo saluda a Franco, se lo ve errático.

Tadeo es un nombre de pila latino, deriva de un derivado griego anterior, que significa "el que alaba" o "el que confiesa". Es interesante que el espectador no lo terminará de conocer nunca a ciencia cierta sobre el conflicto que lo aqueja, sobre la enfermedad de su madre. Su verdadero malestar no podrá explicitarlo con la palabra hablada, en un papel de su carpeta número 3. Un papel que el espectador nunca podrá leer.

El corto es el desarrollo de una charla cotidiana que finaliza en una contención por parte del adulto al niño. Los límites de un vínculo efímero en ocho minutos. A veces es más fácil abrirse con desconocidos. A veces, aquélla charla trascendental y tan necesaria, se da entre personas invisibles. Y así, bajo notas de un bajo, Tadeo escuchará el consejo del más sabio por viejo, que busca ubicarlo hacia el lado positivo que las desgracias nos pueden conducir.


“Las pérdidas campeón, te hacen más fuerte, único”..

Soledad Marcote

soledadmarcote@caligari.com.ar

Ganancias