Proteger y ser protegidos. El pampero (2017), de Matías Lucchesi

Nadine Lifschitz 1 - Mayo - 2017 Textos - Foco:19º BAFICI, Buenos Aires Festival Internacional Cine Independiente

 

 

Con un comienzo algo misterioso, El pampero cuenta la historia de un hombre que, a raíz de una enfermedad terminal, decide dejar todo e irse a navegar en su antiguo velero. El plan de pasar sus últimos momentos en soledad, se ve interrumpido cuando encuentra al personaje de Pilar Gamboa, escondida en el velero y manchada de sangre. Ella dice haber sido testigo de un crimen que no cometió y necesita escapar. Por esto es que le pide a Julio Chávez que la cruce a Uruguay.

En medio de un clima tenso, más por todo lo que no sabemos de la historia de los personajes, que por lo que realmente nos cuenta la película, los protagonistas de El pampero, comienzan a tener un vínculo más estrecho. Julio Chávez parece no querer tener relación con nadie, pero cede ante la amabilidad de la desconocida. En medio del viaje se topa con un supuesto viejo amigo que conoce muy bien el río e intenta, primero ser amable, y luego entorpecer el camino.
El personaje de Troncoso llega a la película a desequilibrar la armonía que tanto costó lograr entre los protagonistas. Imprime un miedo y tensión que va creciendo a medida que avanza la historia y que termina por confirmar nuestras sospechas.
Desde las actuaciones, las locaciones y el guion, El pampero logra mostrarnos una gran cantidad de detalles acerca de la profundidad del ser humano, sus miserias y sus aciertos. Algo de la necesidad de proteger y ser protegidos, nuestro deseo de pertenencia, nuestros miedos a la muerte y a lo desconocido y también, la oscuridad que encubren supuestas amistades.
El pampero toca con una sensibilidad excepcional, temas universales como el amor, la amistad y la muerte. Nos rescata de la agonía hacia el final, cuando los protagonistas se despiden tras el logro de sobreponerse y aprender de los peligros y obstáculos que les propone el viaje.
La película que dirige Matías Lucchesi y que escribe él mismo junto a Gonzalo Salaya, logra de manera sutil y atractiva, hacernos parte de una historia en la que terminamos, de una manera u otra, identificándonos con sus personajes.

Nadine Lifschitz

nadinelifschitz@caligari.com.ar

El pampero