El progreso arrasador. El futuro llegó (2017), de Fernando Krichmar

Ivan Garcia 28 - Octubre - 2017 Textos

 

 

            La historia de Bahía Blanca es más compleja y extensa de lo que uno podría imaginarse desde afuera. Desde ser una ciudad costera con un amplio puerto y balnearios, hasta convertirse en la ciudad precariamente industrializada que es hoy en día, pasó por un largo proceso, idas y vueltas, promesas incumplidas y futuros inciertos.
            El futuro llegó arranca como un recorrido histórico por Bahía Blanca, más precisamente por el área portuaria de Ingeniero White. Asemejando con imágenes de archivo y el relato de sus habitantes e historiadores el desarrollo de la pequeña localidad al desarrollo del país, poco a poco se comienza a trabajar la idea del progreso, en cuanto a sus significados y sus implicaturas en ese tiempo pasado, en que el desarrollo industrial no se cuestionaba y siempre representaba plenitud y desarrollo.
            Sin embargo el documental comienza a tomar impulso cuando nos acercamos al presente y el significado de “progreso” se ve trastocado, y el inocente recorrido histórico se transforma en una férrea crítica a la industrialización desvergonzada y la llegada de grandes multinacionales al “polo petroquímico” de Ingeniero White. Sin esquivar la crítica política al Kirchnerismo y por sobre todo al Menemismo, se ve en la piel de los trabajadores como el proceso de privatización de las grandes plantas petroquímicas devastó no solo el ambiente, sino el trabajo y la salud de la población.


El foco está puesto en los trabajadores, en la historia viva de White. Desde jóvenes que han perdido a un compañero por la falta de seguridad y controles, el anciano que conoce todo lo que fue y lo que es con una lucidez envidiable, el pescador que se quedó sin trabajo por la contaminación o la madre desolada por la muerte de su hijo  por la precarización laboral empresarial.
A veces el objeto de un documental y su enfoque son suficientes para convertirlo en una obra interesante y necesaria. Este el caso de El futuro llegó. Si bien no se muestran indicios de una mejora, y la imagen que persiste es la de las empresas controlando no solo la economía sino toda la vida social de Bahía Blanca, se rescata como valor, como único bastión de esperanza, el compañerismo y la lucha de vecinos, obreros, compañeros que viven y sufren las mismas condiciones que los dejan a veces sin trabajo, a veces sin salud, y a veces sin vida.

Ivan Garcia

ivanggarcia22@gmail.com

El futuro llegó