“Infancia campesina”. Campo adentro (2015), de Gala Negrello y Melina Gutman

Rocio Molina Biasone 13 - Agosto - 2016 Textos

 

 

Algo tan autóctono, tan propiamente argentino como es el campo, esas llanuras que parecen extenderse sin fin, su vegetación, la gente que lo habita, aparecen vistos a través de la neblina. Se nos muestra cómo es una infancia rural, pero lo vemos y escuchamos con un velo de misticismo, que aún así no llega a ser distanciado. De hecho, estamos cerca, muy cerca de esos niños, de esos jóvenes, de la tierra misma.

 

Observando, pero también luego editando lo observado, se logra mostrar una dialéctica evidente entre lo que significa lo masculino y lo femenino en el campo. Una separación, o distinción. Tal vez casual, tal vez agudamente observado, los grupos de varones juegan al fútbol, armar fogones, matan los animales. Las niñas merodean, se trenzan el pelo, se sumergen en el pasto, con los insectos.

El campo se llena de vida, pero también de muerte. De charlas pero también de gritos. Y la cercanía con esos jóvenes no deja de insinuarnos algo más. Algo incierto, que podría ser el producto inevitable de una observación tan íntima, pero intuimos que entre ellos hay historias, hay conflictos, hay pensamientos.

No sólo es la neblina lo que asiste a crear tal atmósfera, sino la oscuridad. Cuando podemos ver, sentimos que hay mucho que no estamos viendo, y podemos oír, pero no se nos dice nada: ¿de qué hablan los chicos? ¿A dónde va esa chica? ¿Qué están escribiendo en clase? El lugar mismo  nos confunde. Del colegio al comedor, a una granja y un recinto, al medio del campo. No hay pista de las distancias, de las posiciones, como si todo fuera un mismo lugar, indistinguible.
Luego se apagan las luces, la incertidumbre es ahora mayor, y nuestra mente es forzada a completar esa imagen ambigua con suposiciones. Pues no estamos en una noche de ciudad, con luces, ruido y calles que no descansan; estamos en una noche de campo, con las nubes tapando la luna, y la oscuridad acá no perdona.

Rocio Molina Biasone

rociomolinabiasone@caligari.com.ar

Campo adentro