Voyeurs de su cotidianidad. Aunque mis maneras de decir te amo (2016), de Gonzalo Biderman

Andrea Cárdenas Hönig 4 - Octubre - 2016 Textos- Foco: 3 Asterisco Festival Internacional de Cine LGBTIQ.

 

El corto comienza con un plano íntimo de dos jóvenes despertando abrazados en la cama un domingo -¿te estás acordando del día que nos conocimos?- -no, no nos conocemos- en menos de un minuto el trabajo de Biderman plantea su eje, uno universal por cierto: la fragilidad de las relaciones sexo-afectivas. Aunque mis maneras de decir te amo se propone como una suerte de carta de desconcierto en forma de documental íntimo. A través de un registro que nos ubica como voyeurs de su cotidianidad, somos testigos del desconocimiento mútuo que emerge tanto de lo que se dice, como de lo que se sugiere o silencia.


La recopilación de fragmentos en apariencia dispersos, traza un mapa posible de la relación entre estos jóvenes. En el intento de reconstrucción de la historia compartida, a través de diálogos informales en un registro a lo home-movie, emergen conflictos que se perfilan como hijos naturales de una relación reciente: la incertidumbre y el desconcierto del encuentro entre dos seres que parecen hablar idiomas distintos. Hay una conciencia contínua del registro, que incluso muestra una relación sexual incipiente en la cual surge el pedido de apagar la cámara. También hay guiños sobre la dificultad de establecer vínculos cuando la diferencia de edad separa las subjetividades de cada individuo.
Este trabajo captura con dulzura la fragilidad de un amor reciente, retratando la frustración y el miedo ante el extrañamiento mútuo. Extrañamiento inevitable y doloroso que surge cuando el deseo es mayor que nuestra capacidad de encontrarnos emocionalmente con los otros.

Andrea Cárdenas Hönig

aunque mis maneras de decir te amo