La verdad no está en la televisión. 12:08 East of Bucharest (2006), de Corneliu Porumboiu

Juan Pablo Barbero 25 - Mayo - 2017 Textos - Foco: 2º EPA CINE - Festival Internacional De Cine De El Palomar

 

La filmografía de Corneliu Porumbouiu está comprometida directamente con la política rumana, con su pasado innegable y como afecta este al presente. La película está dedicada a los revolucionarios que salieron a la calle y tomaron las calles, para luego Rumania entera. Las fotos de aquel día hablan por su cuenta. 12:08 Bucarest es la forma de Porumboiu más directa en revisar aquel pasado para nada lejano, sólo diecisiete años separan las historias. La película roza con el absurdo todo el tiempo ya que juega a encontrar en el recuerdo de aquel día y aquella hora exactamente la falla del relato de unos personajes conocidos en la ciudad y la humillación del que quiso ser revolucionario y no lo hizo. Un armado de un programa de televisión le sirve como motor para armar la historia desarmada de una Rumania que hacía volar el águila de su bandera para dejar resplandecer sólo el amarillo, el sabor de la libertad en las bocas amargas de la gente, la mentira que te convierte en héroe y varias situaciones donde se entremezcla la político con la comedia y nos hace entender que la política ya de por si es absurda pero no graciosa.

Lo absurdo no es sólo el armado de un programa de televisión sino por desmantelar todo lo que uno cree real al ver un noticiero, Porumboiu hasta se jacta de esto técnicamente con un camarógrafo que no deja de hacer zoom y detesta el trípode, porque detesta la firmeza, pero todo está en movimiento en realidad cuando el telón se cae y la historia es un armado más, como la televisión y así la realidad. Bajo la consigna de si ¿Hubo una revolución en la ciudad? La fabulación de unos personajes muy peculiares sobre un momento exacto, ¿dónde estaba el pueblo cuando todo el pueblo estaba en la calle? El relato toma gracia y no recurre al flashback, eso sería una traición al absurdo que plantea, ya que lo real es lo que se crea con la palabra y las imágenes de archivo no harían otra cosa que llevarnos a la verdad. Y entre el absurdo y la verdad hay miles de páginas de literatura.

12:08 Bucarest se permite recorrer la ciudad y mostrarnos su frialdad ya casi como una metáfora pictórica donde las luces de la calle se apagan como se apaga la verdad, ya tapada de nieve, congelada en un pasado que revivirlo no trae más que humillación, porque un pueblo presente y revolucionario tiene memoria de la acción y a la farsa la hace de lado, ya muchos payasos estuvieron en el circo pero la mentira se termina apagando la televisión. Se busca la verdad, haciéndose preguntas de cómo fue el pasado para levantar el presente y eso también pasa en otras películas de esta nueva ola, revivir el por qué, pero no quedarse en la pregunta sino buscar respuestas. Pero la historia son sólo relatos, construcciones y la verdad siempre es inalcanzable por más absurda que sea y no se nos cuenta en televisión.

Juan Pablo Barbero

juampabarbero@caligari.com.ar

12:08 East of Bucharest