The Human Centipede III (Final Sequence) (2015): Todo concluye, ¡Al fin! (3/3)

Gonzalo Albornoz Viernes 11 - Marzo - 2016Películas para ver con...nadie

 

Hemos llegado a la tercera y última entrega sobre esta poco convencional trilogía llamada The Human Centipede y sospecho que si les agradaron las primeras dos partes, además de ser bastante asquerositos, van a estar ansiosos por ver cómo culmina esta obra. Una vez más guión y dirección están a cargo del holandés Tom Six y nuevamente considero muy acertada la decisión de que esta nueva entrega de la saga no se parezca en lo más mínimo a las anteriores, decisión jugada ya que a sus predecesoras no les fue nada mal.

 

A nivel argumental, la película nos muestra una prisión estadounidense cuya situación financiera está en crisis y para poder solucionarla, el administrador Boss (interpretado por Dieter Laser quien brilló en la primera película de la saga interpretando al desquiciado cirujano que idea el Ciempiés Humano) siguiendo la iniciativa de su contador Dwight (interpretado por Lawrence R. Harvey quien dio vida al excéntrico personaje de Martin en la segunda película de la saga) se propone hacer un Ciempiés Humano que contenga a los 500 presidiarios de la institución para de esta manera reducir los gastos de la prisión. Bastante ingenioso, no?...

En esta oportunidad, podemos apreciar considerables diferencias en cuanto al nivel de producción del film, las dos películas que inician la saga están dotadas de esa atmósfera tan particular que da el cine de bajo presupuesto o independiente mientras que en The Human Centipede Final Sequence se nota que hay una producción de alto nivel, mientras las dos primeras partes podíamos catalogarlas como “películas holandesas” esta última parte es sin dudas una película yankee.
Si la primera película se destacó por la originalidad sumada a la brillante actuación de Laser y la segunda lo hizo por ser en extremo violenta y con excesos de fluidos corporales varios, esta última película de la saga destaca por tener un mayor trabajo a nivel guion, siendo el film en su totalidad una crítica sagaz y súper ácida al sistema carcelario estadounidense. A lo largo de la cinta vamos a ver todo tipo de abusos verbales y físicos que el administrador Boss propicia a los internos y al propio personal de la prisión. Hay un catálogo muy pero muy variado de maltratos verbales por parte de Boss (a modo de dato curioso, hay diálogos calcados del personaje del cirujano de la primera película) y de misoginia extrema para con Daysy (interpretada por Bree Olson), su secretaria a quien viola con los dedos en una escena, la obliga a practicarle sexo oral en otra y demás atrocidades.

La actuación de Laser si bien no es tan brillante como lo es en la primer película de la saga, está muy bien pero para mi gusto, por momentos exagera, he tenido que bajar un poco el volumen durante el visionado del film en más de una ocasión porque los gritos constantes de Boss llega un punto en que ya saturan y no me refiero a cuestiones técnicas sonoras sino que lo que se satura es la paciencia, dan ganas de meterse dentro de la pantalla y pegarle dos o tres sopapos para que se calle!! Por su parte, Harvey está muy correcto en el papel del contador Dwight pero sin dudas el papel de Martin en The Human Centipede Full Sequence le quedó muchísimo mejor, o al menos en lo que a mí respecta, con ese papel se ganó mi corazón (?)

Quizás la vara de asquerosidad y morbo estaba muy alta luego de la segunda entrega y por eso Six decidió que en esta última parte no sea eso lo que destaque del film, si bien hay ciertos momentos “fuertes” por llamarlos de algún modo (Boss se come, cual si fueran caramelos, un frasco lleno de clítoris de mujeres circuncidadas proveniente de áfrica; en otra escena Boss castra con sus propias manos a un interno, entre otras cosas), éstos no son tan abundantes como en la segunda entrega. Uno podría imaginarse que al ser un Ciempiés Humano de 500 personas, la sangre y excremento brotaría a borbotones pero la realidad es que en esta última parte de la saga, Six no es tan explícito, los internos no están desnudos sino que están con el traje naranja de la prisión y al ser el médico de la prisión quien realiza las operaciones, todo está bastante controlado y pulcro.

Algo que me pareció realmente original es que Six unió sus películas cual si fueran un Ciempiés, como les dije anteriormente, la segunda película inicia con Martin mirando el final la primera (podría decirse, el ano de la primera) y esta última parte inicia con Boss y Dwight mirando el final de la segunda (o el ano de la segunda… bueno, las metáforas no son lo mío, ya lo sé). Sin dudas, la originalidad es un rasgo distintivo y destacable de este realizador holandés quien además de dirigir y guionar la película, en esta ocasión tiene varios cameos. Dwight para convencer a Boss de implementar el Ciempiés Humano para hacerle frente a las dificultades económicas de la prisión, le pide a su jefe que escuche al mismísimo creador de la película The Human Centipede para evaluar las posibilidades de llevar a cabo su idea en la vida real. Así es como Tom Six interpretándose a sí mismo va a la prisión a dialogar con Boss quien comienza a ver el Ciempiés Humano como una posibilidad factible de realizarse, la única condición que pide Six para venderle la idea es que lo dejen presenciar una operación real boca-ano (posiblemente sea su sueño en la vida real!).

Para ir concluyendo, si la segunda entrega de la saga no les gustó por ser muy desagradable y violenta, posiblemente esta última entrega les agrade más, si por el contrario, como a mí, la segunda parte les encantó, con esta última se van a quedar con gusto a poco, de todas formas merece ser vista ya que, como mencioné antes, a nivel guion es muy interesante ya que coquetea con varios temas políticamente incorrectos, más allá del Ciempiés Humano claro está, y además es interesante de ver la ductilidad de Tom Six para manejarse con bajo presupuesto como en las dos primeras partes y también con un alto presupuesto como en esta última. Al final de la película hay una perlita (a mi gusto innecesaria por completo) que está relacionado a una creación que se adjudica Boss, “El gusano humano”… 
Sin dudas esta última parte no es la mejor pero de todas formas, esta trilogía con sus altibajos y todo, no puede negarse que es interesante  y muy original, al menos yo, espero ansioso una nueva producción de este enfermito, digo, de este genial realizador.

Gonzalo Albornoz

gonzaloalbornoz@caligari.com.ar

Películas para ver con...nadie