Faces of Death (1978), Morbo documental

Gonzalo Albornoz Viernes 1 - Abril - 2016Películas para ver con...nadie

 

Ya les he hablado acerca de comedia negra,  terror,  bajo presupuesto, gore, y en esta ocasión amiguitos les acerco un género del cual aún no les había hablado, el hermosísimo género Documental. De más está decir que el documental que traigo a colación no tiene absolutamente nada que ver con la reproducción del cangrejo o la hibernación de un oso polar o ese tipo de cosas que encontramos en los canales más altos dentro de la grilla de nuestro proveedor de cable amigo. La película en cuestión data del año 1978 y se llama FACES OF DEATH (en español, ROSTROS DE LA MUERTE), la misma fue dirigida por John Alan Schwartz.

La película la va de más o menos lo siguiente, el excéntrico doctor Francis B Gross (interpretado por Michael Carr quien tiene una cara de enfermito que realmente va como anillo al dedo) está obsesionado con todo lo que involucre a la tan temida muerte, por eso nos propone un recorrido por diversas partes del mundo donde nos vamos a encontrar con distintas caras de la muerte, de ahí el nombre del film, ya sean muertes humanas, animales, accidentales o no, etc. Al tiempo que se nos presentan estas muertes, Gross va a ir reflexionando acerca del misterio de pasar para el otro lado, por llamarlo de alguna manera.

Hay varios motivos por los cuales considero que esta película es interesante pero quizás el más fuerte y el que me hizo elegirla para reseñarla en esta ocasión es que contiene una grandísima cantidad de imágenes que no pasan desapercibidas, tanto es así que me voy a remontar muchísimos años atrás para traerles una anécdota que coloree un poco esta reseña. Resulta que cuando era muy pibe, existían unos aparatos llamados Video Caseteras que hoy en día suelen servir para apoyar cosas arriba, juntar tierra y no mucho más que eso. En esa época, uno iba al video club y alquilaba casetes (VHS) ya que aún no existía el DVD. Era costumbre en mi grupo de amigos, una vez por semana ir al video club y alquilar películas para pasar toda la noche cultivándonos (?). Como ya se veía venir la extinción del VHS, los video clubes largaban promociones geniales como el 3 por 2, es decir, alquilabas 2 películas y te llevabas una más gratarola. Pasábamos horas eligiendo qué películas llevar, mientras que mis amigos elegían las 2 películas que íbamos a ver primero (pochocleras obviamente), me cedían el honor a mí de elegir la tercer película, esa que probablemente no mirábamos porque ya se hacía de día o la mirábamos solo los que no nos habíamos quedado dormido con las dos primeras. Ya desde esa época me había hecho fama de elegir las peores películas jamás antes vistas y esto se debía a que me fascinaba  en particular una sola batea del video club que era aquella que tenía películas muy viejas de cine de bajísimo presupuesto, en su mayoría de terror o gore y así fue como di con FACES OF DEATH cuya portada me impresionó al instante, a eso me refería con imágenes que no pasan desapercibidas, un cartel enorme atravesaba la tapa de punta a punta diciendo “PROHIBIDA EN MAS DE 40 PAISES” y tenía todo el listado de países en donde la película fue prohibida. Interesante como mínimo. Culmino esta anécdota comentándoles que de todas las películas que elegí yo, esta fue la única que mis amigos no me putearon al terminar de verla, lo cual no es poco decir.

Retomando con lo que nos compete, como sabrán, hay muchas ramas dentro del género documental y esta película pertenece a lo que se considera “Películas Mondo”, en general documentales sensacionalistas, que utilizan todos más o menos los mismos recursos, estos son, crueldad con los animales, operaciones quirúrgicas, accidentes, entre otras cosas impactantes a la vista. Como les dije anteriormente, FACES OF DEATH está plagada de imágenes que no pasan desapercibidas, tanto es así que a pesar de haberla visto por primera vez hace unos 15 años aproximadamente, hoy en día las recuerdo a la perfección, entre ellas, un genial inicio donde vemos una cirugía a corazón abierto donde el director nos ofrece una gran cantidad de planos detalle que hacen al deleite visual de todo morboso.

Este inicio contiene la secuencia inicial de créditos donde se nos presentan los nombres de los técnicos y sus roles sobre planos detalle de vísceras, cuerpos en descomposición, sangre, etc. junto a una marcación musical que es una síntesis perfecta entre algo tétrico y algo muy bizarro, esta mezcla se sostiene durante todo el film, el músico de la película es Gene Kauer y me genera sensaciones muy diversas, al punto tal de que no sé si es un genio o si va al kiosko a comprar y lo cagan con el vuelto.

Me veo en la obligación de advertirles que si son de esos que no toleran ver que se lastimen animales, se abstengan de ver esta película ya que son múltiples las escenas donde vemos asesinatos violentísimos contra todo tipo de animalitos, por ejemplo, en una secuencia se nos muestra un matadero por dentro y eso es suficiente como para que más de uno piense exactamente lo mismo que exclama el doctor Gross “voy a hacerme vegetariano”. Por su parte, también vemos como muelen a palos a un grupo enorme de focas, se nos muestra cómo decapitan a una gallina y esta sigue aleteando aún sin cabeza pero probablemente una de las escenas más fuertes que involucran animales es la del monito. No quiero spoilear demasiado pero les dejo una fotito a modo de adelanto…

 

Al igual que en la secuencia inicial, durante todo el film es sello distintivo de Schwartz el uso de planos detalle, con ellos nos acerca a todos estos aberrantes actos que terminan con la vida de todo tipo de seres pero fundamentalmente cuando los que mueren son seres humanos, la cámara nos va a mostrar su rostro, primeros planos pre y post mortem que sumados a los interrogantes que nos plantea el doctor Gross, en una de esas, si logramos superar el asco producto de esas imágenes, nos hacen reflexionar acerca de la finitud de nuestros días y el inevitable proceso de la muerte.

 

Por otro lado, los amantes de los animales pueden tener su revancha dado que son muchísimas las escenas donde mueren seres humanos, entre ellas, una donde a un tipo se lo morfa un cocodrilo, justicia divina (?) así como también vamos a ver rituales que incluyen orgías combinadas con canibalismo, muertes en tiroteos, accidentes mortales y hasta un condenado a la silla eléctrica. Hermoso todo.

Si están pensando “¿Quién demonios puede ver esta porquería?”, para que les dé más bronca, les cuento que FACES OF DEATH se  convirtió pronto en una franquicia que cuenta con 6 películas, sí, leyeron bien, SEIS!!! Y como si eso fuera poco, hay dos películas más que recopilan lo… ¿mejor? de toda la saga. Pero no voy a mentirles, la mejor es la primera, el resto… meh.

Para ir terminando, les comento que a nivel producción, fue una película de muy bajo presupuesto, tan solo 450 mil dólares y aunque no lo crean ha tenido un éxito desmedido dado que ha recaudado más de 35 millones de dólares a lo largo del mundo y eso sin contar los alquileres, a mí me la dieron gratis con el  3 por 2 así que no se enojen conmigo, yo no contribuí a la fortuna de los dementes que produjeron eso!!!

Por último, les tengo que decir algo muy pero muy importante y es que no todo lo que van a ver en esta película es cierto, si bien hay muchísimas cosas que sí lo son, hay un gran porcentaje de escenas recreadas para hacerlas pasar por reales, ¿qué desilusión no?, pero les juro y creanmé que para un adolescente apenas incursionando en sus primeras cervezas, pasaban perfectamente!!!

Gonzalo Albornoz

gonzaloalbornoz@caligari.com.ar

Películas para ver con...nadie