Notas personales. Algunas cosas que pienso hoy

Melisa Liebenthal Domingo 19 - Febrero - 2017 Columna de Melisa Liebenthal

¿Cómo contar lo que quiero contar? ¿Y cómo saber lo que quiero contar?
Lo que quiero contar es rápidamente reemplazado por lo que la película va a contar. Lo que siento como voluntad personal es superado por el embrión-película que vive en los materiales elegidos y sus posibilidades.
Lo que la película va a contar se devela en el mismo proceso de hacerse la película. Es algo que no puedo saber con total seguridad antes de hacer la película, ni mientras la estoy haciendo. Supongo que esa seguridad llega en un estadio avanzado del montaje. Antes de eso, la exteriorización del proyecto a un diálogo con otras miradas tiene un papel imprescindible. Aunque no siempre muy mencionado ni analizado, está ahí, es constante, es sustancial y es algo con lo que cuento en todas las etapas de la producción.
Hasta dónde sé, a la película la encuentro en el montaje. Así fue con Las lindas. Trabajando en lo que espero sea una segunda, intento abrirme más a las posibilidades de la escritura en palabras, de un tratamiento.
Sin embargo, para mí, no hay escritura en palabras posible antes de salir a grabar. Si la hay, consiste en ideas generales y conceptuales, preguntas, el delineamiento de un interés, una intuición que comienza a marcar una dirección.
No hay una narración previa a las imágenes.
Hasta el momento, mi forma de comenzar un proyecto es saliendo a grabar, por mis propios medios. De esta forma veo cosas que no podría haber encontrado ni visto sin la cámara. Descubro encuadres, y los encuadres son formas de contar y por ende develan lo que se cuenta.
El proceso de investigación se vuelve entonces indisociable del de escritura/producción/realización. Salir a grabar y luego editar ese material es equivalente a una forma de escritura.
Lo que como cineasta quiero contar* y lo que va a contar la película lo voy descubriendo, antes que nada, en las imágenes que salgo a recolectar en los espacios que me dispuse a explorar.

*Lo que quiero contar… ¿Por qué habría de contar algo? ¿Qué importa lo que quiero contar?
Me propongo hacer una película y descubro que mi compromiso es con ese relato, con esa pieza. Asumo el hacer una película como un trabajo que tengo el privilegio de poder hacer en lugar de hacer otros trabajos. Ese relato, esa pieza, es puesta en el mundo para que otros la reciban. No puedo no preguntarme por cada paso del proceso: cómo se hace, cómo se dice, qué se dice. Sin que esto signifique tener un control total sobre la realización, dado que en mi experiencia, si en la realización la mitad es control, conceptos, estrategias, la otra mitad es una completa incertidumbre en donde reinan la intuición y lo inexplicado.

Buenos Aires, 12 de febrero

Melisa Liebenthal

melisaliebenthal@caligari.com.ar

Notas personales. Algunas cosas que pienso hoy.