“Masajes en los pies”

María Canale Domingo 14 - Febrero - 2016 Columna de María Canale

Porque ya están en el cono sur, porque no los voy a ir a ver pero me emociona que estén cerca, porque hicieron una banda a los 20 y siguen tocando con su banda a los 80, porque me hacen bien, porque me calientan, porque son los Rolling Stones suenan una vez más en mi casa, porque me siento a escribir y Start me up me hace tipear con ritmo, sin prisa y sin pausa.

2 de febrero. Como dijo mi amigo Jovic, febrero es a los meses del año lo que el domingo es a los días de la semana. Heme aquí a pleno domingueo, intentando vislumbrar como se arma el año, año por demás incierto. Lo mío es siempre incierto, pero ahora con el cambio de gobierno esto es una montaña rusa en la que nunca anduve, quizás es igual a todas las demás montañas rusas, pero no lo se aún. 

Estoy pensando mucho estos días. Me canso de pensar y duermo, tomar decisiones es agotador. Está siendo un verano extraño en la ciudad, está todo sospechosamente calmo. Hace días que ordeno mi casa sin parar, hice la limpieza profunda, la de una vez por año. Limpio, pienso, y algo se va ordenando de algún modo. Tiro y regalo muchísimas cosas. Cosas, cosas, cosas. Cosas que ocupan lugar y representan otras cosas, personas, recuerdos, vivo rodeada de mis cosas, ¿qué esto todo esto que tengo?

Pienso en el verbo TENER. Me acuerdo de que cuando era chica mi mamá estudió reflexología. La cuestión es que en el pie están las terminaciones nerviosas de todo el cuerpo, y que digitado ciertos puntos en la planta del pie se puede ver y tratar lo que pasa en el cuerpo, que muchas veces es reflejo de lo que pasa en las emociones y en el alma. Mi mamá practicaba con mi hermano y conmigo, y me enseñaba algunas cosas a mi así yo le hacía masajes en los pies a ella. Qué cosa que me hace feliz los masajes en los pies. Me acuerdo, de las cosas que me explicó así al vuelo mi madre, que el pie se divide en los cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra; y de que cada elemento es un verbo infinitivo: pensar, hacer, sentir, tener. Pienso en el verbo TENER, en qué entendemos por tener. Busco TENER en el diccionario. 

Tener: (Real Academia Española)
1. tr. Asir o mantener asido algo.
2. tr. poseer (‖ tener en su poder).
3. tr. mantener (‖ sostener). U. t. c. prnl.
4. tr. Contener o comprender en sí.
5. tr. dominar (‖ sujetar).
6. tr. guardar (‖ cumplir). Tener la palabra, la promesa.
7. tr. hospedar (‖ recibir huéspedes).
8. tr. Estar en precisión de hacer algo u ocuparse en ello. Tener clase. Tener junta.
9. tr. Juzgar, reputar, considerar. Tener a alguien POR rico. Tener A gala, A honra algo. U. t. c. prnl. Tenerse POR sabio.
10. tr. Estimar, apreciar. Tener EN POCO, EN MUCHO. U. t. c. prnl.
11. tr. Emplear, pasar algún espacio de tiempo en un lugar o sitio, o de cierta manera. Tener las vacaciones en Barcelona. Tener un
día aburrido.
12. tr. experimentar. Tener vergüenza, miedo, hambre, calor, nervios.
13. tr. Mantener una actitud. Tener cuidado, consideración.
14. tr. Profesar un sentimiento hacia alguien o algo. Tener cariño, odio.
15. tr. U., con los nombres que significan tiempo, para expresar la duración o edad de las cosas o personas de que se habla. Tener años. Tener días.
16. tr. U. como auxiliar con participio conjugado, haber1. Te tengo dicho que no salgas.
17. tr. Denota la necesidad o determinación de hacer aquello que expresa una cláusula posterior introducida por que. Tendré que salir.
18. tr. p. us. Detener, parar. U. t. c. prnl.
19. tr. desus. Guardar, cuidar, defender algo.
20. intr. Dicho de una persona: Ser rica y adinerada.
21. prnl. Dicho de una persona: Afirmarse o asegurarse para no caer.
22. prnl. Dicho de un cuerpo: Hacer asiento sobre otro.
23. prnl. Resistir o hacer oposición a alguien en una riña o una pelea.
24. prnl. Atenerse, adherirse, estar por alguien o por algo.
25. prnl. desus. detenerse (‖ pararse).

Ah bueno. TENER es muchísimas cosas. ¿Qué tengo? ¿qué mantengo? ¿qué mantengo asido? ¿de qué me ocupo? ¿qué cuido, a quién hospedo? ¿qué estimo?

Tengo un mate bien cebado y andando, tengo el cuerpo cansado, tengo una cita con mi amiga Francisca para ir a escuchar música esta noche, tengo que concentrarme y escribir la tesis, tengo una intranquilidad al salir a la calle que hace unos meses no tenía, tengo un oficio que ejerzo adoro y disfruto, tengo ganas de vivir, tengo la discografía completa de los Rolling Stones en flac. 

Hoy la secretaria del consultorio de mi padre me preguntó:
-¿tenés todo bajo control?
-por suerte, no.

14 de febrero

María Canale

mariacanale@caligari.com

@Fuegoenpolvo

 

“Masajes en los pies”