“Siento rabia, me caliento, digo disparates, pero no puedo cultivar el odio (…). Hay que respetar, sobre todo cuando más duele” Pepe Mujica

María Canale Domingo 6 - Diciembre - 2015 Columna de María Canale

El 22 de noviembre, cumpleaños de 59 de mi padre , volví a mi casa a la tarde/noche ; después de un asado familiar con motivo del onomástico, después de haber votado a Scioli, después de haber llegado a Retiro de un viaje hermoso al noreste del país con motivo del estreno de Los del Suelo. En el 15 de regreso a casa lloré un rato leyendo twitter y viendo que Mauricio Macri ya ganaba, mi amiga Francisca me escribía por texto en plena crisis emocional por motivos políticos, yo la llamaba y no lográbamos comunicarnos. 

 

Entré a casa y ya tocaban bocinas por la victoria de Cambiemos. Cerré las ventanas y puse con volumen bien fuerte uno tras otro en orden cronológico los discos de los Rolling Stones (cuando estoy muy triste funciona como un antídoto de lo más efectivo). Me di cuenta de que el tema 1 del disco Let it bleed es Gimme Shelter. Los Rolling siempre me abrazan y me amparan. La música siempre me abraza y me ampara, y me acompaña y me hace reír y llorar y bailar. Así que gracias música por estar siempre ahí.

Cuando terminé el colegio y empecé a estudiar teatro en lo que por entonces era el Instituto Universitario Nacional de Artes (hoy Universidad Nacional de Artes), Nestor Kirchner ya era el presidente. Realicé la licenciatura en actuación en el IUNA, trabajé en películas con apoyo del INCAA, en series de la TDA, representé al país en el Festival de La Habana en 2011 y en el Talent Campus de Berlin en 2012 con la ayuda y el apoyo del INCAA. Gracias al cine pude viajar muchísimo y conocer gente hermosa, siempre trabajé de actriz, y cuando quise probar otras cosas fue por deseo personal. Este año realicé una obra de teatro en el teatro municipal Cultural San Martin, institución que aún no nos ha pagado lo que nos corresponde del borderaux porque los fondos fueron destinados a la campaña de Cambiemos.

Como hablábamos con mi novio, mis padres y mi hermano el 22 de noviembre, cada uno puede hablar desde su baldosa, desde lo que conoce. Lo que puedo decir desde mi baldosa es que durante estos últimos 12 años pude estudiar y desarrollarme como artista en el ámbito púbico y con apoyo del Estado. Las conquistas que hubo en el ámbito cultural en este tiempo, después de lo que fue el vaciamiento que dejaron los ´90, es innegable. Siempre me sentí orgullosa de representar al cine nacional cuando tuve que hacerlo. Casi todos mis amigos más cercanos son artistas, tanto en el cine, como en el teatro, como en la música, y puedo afirmar que hay una potencia creadora y de búsqueda artística muy fuerte en este país, lo afirmo desde mi baldosa y desde lo que veo como espectadora de teatro, de cine, de TV pública, de música (la cantidad de amigos que han desarrollado y profesionalizado sus bandas en los últimos 5 años es muy notable).

Con muchas cosas para criticarle, como suele suceder con la gente que uno quiere, me siento representada por nuestra presidenta Cristina y antes por Nestor. Me desentusiasma muchísimo que el nuevo presidente electo sea neoliberal y de derecha, me desentusiasma que el Estado empiece a desentenderse de su gente, me desentusiasma que me hayan retenido el sueldo para llevar a cabo la campaña más vacía de contenido de la que alguna vez fui testigo. Espero que el ingeniero Macri sea consciente de la responsabilidad que implica gobernar para la gente, para los 40 millones de argentinos, o aunque sea para su mayoría.

 

 

La semana antes del 22/11 la pasé junto a Remo Vénica e Irmina Kleiner, dos militantes representantes de las ligas agrarias, perseguidos y exiliados por la dictadura militar del ´76. Viajamos juntos por Chaco y Santa Fe presentando Los del Suelo, película dirigida por Juan Baldana basada en Monte Madre, la novela de Jorge Micceli que cuenta los años en los que Irmina y Remo pasaron internados en el monte chaqueño para refugiarse de la persecución que el gobierno militar hacía contra ellos. Cuando retornó la democracia, Irmina y Remo volvieron al país y continuaron con su lucha, hoy tienen una granja agro ecológica que produce alimentos orgánicos libres de agro tóxicos. Cuando vi los resultados de la elección no podía parar de pensar en ellos, y escuchaba la voz de Remo que desde Santa Fe me decía que la lucha continua, que la lucha es siempre, todos los días, desde lo de cada uno.

Quería escribir sobre el viaje con ellos, sobre la película, pero no pude. No paro de leer las noticias, de ver quiénes van a ser nuestros ministros, qué declara el nuevo presidente y sus asesores. Cuando salgo a la calle pienso cada vez: que no se olviden de la gente por favor. Espero que ante esta crisis de incertidumbre y de bandos en el país, los que hacemos películas y teatro, y los que escriben libros y los que componen canciones, y los que dibujan y pintan, sigamos teniendo y siempre tengamos espacios públicos donde poder hacerlo. Y que si queremos gritar de rabia y de disgusto no nos callen. 

 

Para despedirme hasta el 2016, para despedirme del gobierno que me vio crecer feliz, para tener en mente lo que piensa alguien que gobierna para la gente, una frase más del gran Pepe Mujica:

“La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les gusta la plata, bien lejos de la política”

6 de diciembre

María Canale

mariacanale@caligari.com

@Fuegoenpolvo

 

 

“Siento rabia, me caliento, digo disparates, pero no puedo cultivar el odio (…). Hay que respetar, sobre todo cuando más duele” Pepe Mujica