Errorws de pensamiento, pinball de tareas.

María Canale 7 - Mayo - 2017 Columna de María Canale


7 de mayo
Ayer sábado terminamos de ensayar con Viole a la medianoche, me dolían las piernas. Mas temprano habíamos hecho merienda y escucha del disco de Chico Láser en lo de Darush (tecladista) que vive en Saavedra a donde fui en bici, y antes aún ensayé la versión delirante de Hamlet que estamos preparando bajo la brillante dirección de Francisca Ure. Salí de lo de Viole, busqué la bici en el estacionamiento, donde afortunadamente no me quisieron cobrar y pedalié despacito a lo de mi novio. Él todavía no había vuelto del trabajo, me duché, ordené y me puse en posición horizontal, para descansar las piernas y esperarlo renovada con besos y mimos. Estamos los dos trabajando tanto que nos encontramos al final del día agotados y sólo podemos dormir, ayer quería estar un rato despierta con él, tranquilos, compartir tiempo juntos. Cuando llegó, me había quedado completamente dormida y me desperté angustiada por no tener ya fuerzas para lo que más tenía ganas de hacer en el día que era estar con él.
Es que mi cabeza es un pinball y eso es lo que más me cansa. Pienso PIN en las melodías de los temas de Viole, PIN en la digitación de ciertas partes de guitarra que se me van de la memoria, PIN la obra de Agustina Gielis que estrenamos en junio, PIN Ofelia, PIN ¿cómo voy a ganar dinero y actuar si la peli que filmaba ahora se retrasó porque en el INCAA está todo congelado y caótico?, PIN los titulares del diario del el viernes donde aún no se logra arreglar la paritaria docente, PIN me olvidé de las guitarras que grabé en el disco de Chico Láser y las tengo que volver a sacar y aprender a tocar, PIN ojalá los dueños de la casa que reservé encuentren donde mudarse pronto así yo me mudo pronto.
En ese pinball que me invade, cuando lo único que quiero es encontrarme con mi amor (que por cierto trabajó más horas que yo y amanece al día siguiente al alba para salir a trabajar nuevemente), me sube un llanto de saturación que me deja hecha un bollito entre sus piernas. Él me calma con una dulzura que yo no creía que existiese en este mundo, me mima el pelo, me envuelve de calor, no se bien que me dice… Yo me voy aflojando, se me va desenredando el nudo que tengo en la garganta y en el cerebro, me voy quedando en blanco, quedo existiendo sólo en esos mimos, en esa sensación en la piel, me duermo en paz.


En una entrada de mi diario del 17 de abril dice: Estoy triste porque ayer me desanimé como guitarrista, vi un video en el que estamos tocando con Viole en vivo y me sentí dura tocando, torpe, como una nena. Pensé, ¿para qué hago esto? ¿por qué no soy sólo actriz que es lo que mejor me sale? Después al rato se me pasa y pienso que la música es algo que hago con mis amigos, que es un lenguaje que estoy aprendiendo a hablar, que no se trata tanto de qué hacemos (que por cierto, fuera de mis auto exigencias y depresiones repentinas, me encanta), sino de cómo lo hacemos, cómo la pasamos, cómo disfrutamos juntos y nos acompañamos. Al rato de tener ese pensamiento derrotista de querer dejarlo todo, fruto del extremo cansancio, pienso que lo que en realidad deseo es tocar con Viole y los Láser para siempre, pienso en la posibilidad de envejecer haciendo música con ellos y me parece una fiesta de disfrute y crecimiento la idea. Pasa que ahora en esta situación de hogar transitivo me cuesta tocar la guitarra, colgar en casa y tocar. Extraño esas largas horas en mi casa.

La música es un lenguaje que no manejo con fluidez, tengo que estar concentrada, estudiar, practicar para que todo fluya naturalmente. Me pone nerviosa la presentación del disco de Viole, son un montón de canciones que vamos a tocar por primera vez en vivo, es un estreno. Los estrenos siempre me descuajeringan un poco. Estar por menstruar también. Estamos las dos por menstruar, tanto andar juntas nos sincronizamos, siempre me pasa con las mujeres con las que comparto mucho tiempo. Por suerte Violeta es una capitana de barco calma y segura, dueña de su música, compañera en todo el espesor de la palabra. Estamos ensayando todos los días, hoy domingo no, pero no puedo evitar hablar sobre esto. Almorzamos, cenamos o merendamos (siempre muy rico y casi siempre muy sano y nutritivo) y nos ponemos a pasar sus canciones. Ahora que las canciones ya están sacadas, las tocamos una y otra vez. Sacarlas fue toda una travesía. Viole se mandó a hacer un disco con una libertad enorme y recién después de editarlo se puso a pensar cómo cuernos iba a ser posible tocarlo en vivo, asi que resolver esa materialización de las canciones al formato de nuestro dúo nos hizo humear los cerebros y pasar por múltiples estados. Ahora Errorws de tipeo ya está listo para salir a la cancha. Hasta el viernes 12 de mayo, el gran día, vamos a concentrar a diario cual futbolistas profesionales, entrenando y puliendo los temas, para brindar un show lleno de magia, vida y música.
Este país me pone triste, mi autoexigencia a veces me aplasta, pero hacer las cosas con este nivel de amor y compromiso con gente que admiro y respeto tiene que ser una forma de cambiar el mundo, de echar un poco de luz y vida en forma de canciones.

María Canale

http://mariacanale.tumblr.com/

mariacanale@caligari.com.ar

@Fuegoenpolvo

 

Errorws de pensamiento, pinball de tareas.