Entrevista a Belén Ricardes, Giuliana Gemetto y Juan Cruz Gómez, directores de Siempre acá

Mauro Lukasievicz 25 - Mayo - 2017 -Entrevistas- Foco: 2º EPA CINE - Festival Internacional De Cine De El Palomar

 

¿Cómo surgió la idea para realizar un cortometrajes documental sobre la situación que viven cinco familias en el pueblo de Cucullú?

Un integrante del grupo es de San Andrés de Giles, una localidad que se encuentra a 7 km de Cucullú. Cuando visitamos el horno de ladrillos, lo primero que nos llamo la atención fue la manera en que vivían las familias y la delimitación de los espacios de trabajo/vivienda. Así, decidimos centrarnos en su forma de vida, más que en el proceso de producción de ladrillos.

 

¿Cómo fue el proceso para lograr que las familias se muestren con naturalidad delante de la cámara?

Durante las primeras visitas, hablábamos con los trabajadores en sus tiempos libres de trabajo y desde el inicio, se mostraron entusiasmados con la idea de ser filmados. Nos fue mas difícil pasar el limite entre el espacio de trabajo y el hogar. Las primeras veces que entramos a la casa, no filmamos, sino que nos concentramos en entablar un vinculo de confianza con las mujeres y los niños quienes eran los que permanecían mas tiempo en la casa. Una vez que logramos una mayor cotidianidad en nuestras visitas comenzamos a hacer mas presente la figura de la cámara de manera paulatina.

 

¿Como fue la sociedad en la dirección? ¿Delimitaron tareas o fue todo consensuado?

A la hora del rodaje, cada uno tenia su rol pero la dirección fue consensuada. El sentido lo fuimos construyendo en una búsqueda grupal, a medida que nos adentrábamos mas en las vidas de las familias.

 

¿Que creen que tiene que cambiar en cuanto a políticas de estado para que todos los chicos puedan tener las mismas posibilidades de educación?

Creemos que el problema no radica en el acceso a la educación porque todos los nenes que viven en la fabrica van a la escuela del pueblo y tienen fácil acceso a ella. Tuvimos la posibilidad de conocer la escuela y esta era como las que ya conocíamos. Pensamos que el problema esta más vinculado a la falta de estimulo del sistema educativo y el entorno social en el que los niños viven. Los chicos creen que no tienen otra posibilidad que tener la misma vida de sus padres. La mayoría de los adolescentes de la fabrica dejaron el secundario antes de terminarlo, para empezar a trabajar en la producción de ladrillos o en un trabajo similar dentro del pueblo.

 

¿Como se financió Siempre acá?

Siempre acá fue completamente autofinanciado. Junto con los integrantes del equipo formamos la productora audiovisual Ojos de Cíclope, con la que trabajamos en proyectos independientes. Con lo recaudado en algunos trabajos, pudimos financiar parte del documental.

¿Qué directores les sirven de inspiración?

En primer lugar, nos sentimos inspirados por todos los que hacen cine independiente como nosotros y defienden la idea de hacer cine con los recursos que se tengan a mano, para poder trasmitir una reflexión sobre la realidad social que nos rodea. Cineastas como César González, que pudieron encontrar en el cine una forma de ver la realidad que lo rodea con nuevos ojos. Pino Solanas, referente del documental argentino, fue una de las grandes figuras que tomamos, sobre todo en su forma de construir una película y en el camino de la búsqueda de sentido.


¿Se encuentra trabajando en otros proyectos? ¿Alguno nuevamente en conjunto?

Actualmente, estamos con varios proyectos nuevos en mente, pero concentrándonos sobretodo en seguir avanzando en el terreno de lo documental.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Belén Ricardes, Giuliana Gemetto y Juan Cruz Gómez