El cine para mí es algo que está adentro. Entrevista a Milagros Mumenthaler, directora de La idea de un lago

Carla Leonardi 1 - Febrero - 2017 -Entrevistas

 


“La idea de un lago” es una película de una gran belleza estética que capta muy bien la interioridad de lo que va viviendo Inés, el personaje principal, ¿Cómo surgió el proyecto?

La idea de un lago surge a partir de la lectura del poemario “Pozo de Aire” de Guadalupe Gaona. Enseguida se me dispararon secuencias visuales que perduraron mucho tiempo en mi cabeza. Tuve la certeza que a partir de ahí se podía hacer una película.

 

¿qué te interesó del libro de Guadalupe para explorar como artista?

El libro que es autobiográfico esta compuesto de un prólogo, unas fotografías de familia de la autora y otras propias y de los poemas. En el prólogo Guadalupe nos devela que es hija de desaparecidos pero yo conecte particularme con la atmósfera de los poemas, me sentía muy cercana. Los poemas no tienen una carga política pero responden a algo mucho más íntimo, a lo que queda. También conecte con la voz de una persona particular y su vivencia y se corría de los lugares comunes.


¿Cómo trabajaste la cuestión de trasponer al lenguaje cinematográfico la lírica que implican los poemas del libro?

Esas secuencias que tenían que ver con lo que yo me imaginaba al leer los poemas vinieron de manera muy directa y fueron el punto de partida de la película e intente conservarlos hasta el final. Todos respondían a un estado de ánimo del personaje, a un deseo, a sus miedos.
No hubo tanto trabajo relacionado a ellos, si tarde mucho más en todo lo que es la construcción de la ficción.

 

Un tema central de la película es la memoria, qué se recuerda y cómo se lo recrea en diferentes etapas de la vida. No es lo mismo las imágenes que recrea Inés de su padre cuando es niña, que cuando es adulta. ¿Qué pensás de esto? ¿Cómo lo trabajaste en la película?

No creo que haya una diferencia en como lo recuerda, porque siempre partimos del presente de Inés. Inés se recuerda cuando es niña pero esos momentos que recrea Inés niña de su padre parten de Inés adulta, es un mismo pensamiento. Los recuerdos completan la intimidad de Inés.


La escena del correcaminos verde en el lago con ese aire fantástico, ¿estaba en el libro? ¿Cómo se te ocurrió o como la re-creaste?

El final del prólogo del libro que es el mismo que lee la protagonista Inés en la película dice:
“Afuera en la calle el Renault 4 resiste los inviernos y, para combatir el frío, piensa en cosas lindas. Una y otra vez recorre, verde y brillante, el desierto, los valles, la montaña. Llega a la orilla del lago y mira su imagen perfecta en el espejo de agua. Sueña que es el bote suelto en el lago.”
El auto representaba la persona ausente e Inés siendo chica tiene un deseo tremendo de compartir un momento de juego con su padre. Así que me imagine esa escena. Una escena lúdica pero con una carga emocional fuerte porque viene a representar un momento de felicidad que no pudo tener.


¿Cómo pensás la relación entre fotografía y memoria?
Cuando uno hace memoria muchas veces parte de una fotografía. Yo pensaba: ¿cuantas veces me imagino o pienso recordar una situación, pero en realidad no se que recuerdo? ¿Es real ese recuerdo o es un relato que me hago a partir de una fotografía?. Y ese relato puede ir modificándose dependiendo del momento particular que hace parte del presente. En la película, al tratar de una foto de una persona que ya no está, las incógnitas son infinitas y la búsqueda de respuestas es permanente.

El paisaje del lago y el bosque en Villa La angostura, ¿puede pensarse como un personaje más de la película? ¿Cómo funciona en tanto personaje?
En mis trabajo el contexto siempre repercuta en los personajes.
Hay algo de esos paisajes, su inmensidad y belleza, que te devuelve algo. Cuando uno transita por ellos si o si se ejercita la introspección. Y creo que todos los veranos que paso en el sur le permitió a Inés conectar con su padre de una manera peculiar y también fue importante en lo que se convirtió como mujer y la profesión que eligió, que es ser fotógrafa.

 

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Rosario Bléfari y Carla Crespo? ¿Habías pensado en ellas previamente como actrices para la película? ¿cómo llegaron a formar parte del elenco?
Cuando charlamos con Maria Laura Berch, la directora de casting, sobre que elenco queríamos para esta película, pensamos en personas antes que actores. En personas que por su personalidad, sus vivencias, su historia de vida puedan convivir con los personajes. Por eso cuando nos encontramos con Carla Crespo y Rosario Bléfari no dudamos que eran las actrices que le darían cuerpo y alma a los personajes.

 

¿Qué significa hacer cine para vos?
El cine es parte de mi vida desde chica. Desde temprana edad tuve una facilidad con lo manual que se relaciona con proyectar. Yo proyecto constantemente pero también tenía el habito de leer mucho, con trece años me podía quedar hasta las seis de la mañana en el baño, para no despertar a mis hermanos, leyendo novelas rosa. Así que además de proyectar visualmente, me imaginaba relatos constantes. Y hacer cine es una combinación de esas dos cosas, así que el cine para mi es algo que esta adentro, que hace naturalmente parte de mi.

Carla Leonardi

carlaleonardi@caligari.com.ar

Entrevista a Milagros Mumenthaler