¿Cómo surgió la idea para realizar Cuando el niño andrógino?

Cuando el niño andrógino es la tercera parte de una trilogía que se llama, “Cuando el niño, una trilogía para todos y para nadie”. La trilogía nació como expresión luego de haber leído Mil Mesetas de Guattarí-Deleuze. Pero por sobre todo, y creo que al igual que todo el mundo, quise crear o creer en otro mundo posible. Allí yace para mí toda motivación de la creación artística. También quise componer con y en este film, aquellos elementos, acontecimientos y afectos que ciertos films han interpelado en mi y lo seguirán haciendo. De lo cual nunca he vuelto a ser la misma persona. No veo sino una correlación directa entre vida-cine-filosofía, ya está todo dado, inventado, ya está todo allí a nuestro alcance esperando ser interpretado, compuesto, criticado, transfigurado, elogiado… Por eso me permití situar el origen de la disgregación, de la invención de la palabra género femenino, género masculino. El juicio al advenimiento de la democracia occidental en el marco de la ciudad, creada, debatida y puesta a funcionar por todos aquellos que no fueron mujeres, niñxs, esclavos, locos… Me imaginé un juicio al dios Zeus, en la voz de un niño que está inmersa en el tiempo, en la memoria.

La voz de Arthur Paulick Thiel nos genera una sensación de pasión por seguir escuchando sus palabras ¿Cómo llegaste a él?

Bueno, no son acaso sus palabras. Arthur es el hijo de Alexander Paulick-Thiel, de quien está a cargo el diseño sonoro del film, un músico talentosísimo cuya generosidad me ha regalado tantas alegrías y agradezco los tres últimos años en los que nos encontramos trabajando juntos. Volviendo a Arthur: yo estaba buscando una voz femenina para este film, ya que la segunda parte de la trilogía es narrada por una mujer. Las pruebas que hicimos con una cantante no funcionaron, ya que ella no sabe alemán y se ponía bastante incómoda con esta situación, a pesar de haberme encontrado encantada con ese extrañamiento/distanciamiento en la pronunciación. Alexander me sugirió probar a Arthur, quien está por demás acostumbrado y experimentado grabando, tocando y mezclando sus propias grabaciones a la sola edad de 9 años. Fue una experiencia absolutamente bella trabajar con él, y por sobre todo no complicada. Le pedí leer el texto en voz alta, así con una cadencia neutra, a su ritmo. Lo hicimos en su casa en una tarde y fue suficiente.

¿Cómo fue el proceso para la escritura del guión que si bien es solo un texto, es muy complejo?

La escritura del texto tuvo algunas modificaciones, modificaciones que consistieron en restar. Y fue modificado a medida que fui cerrando el montaje del film. Aquí es donde quiero decir abiertamente que he intentado copiar lo más posible el estilo Duras, Marguerite Duras escribió no sólo novelas, obras de teatro, guiones para cine, entrevistas, dirigió además doce Films los cuales han quedado injustamente relegados a la sombra de la Historia del cine. Deleuze habla de sus films, y sólo refiriéndose a ellos, introduce lo que en el estilo Duras se ha dado como la voz off-off, un incorporal. Si bien el texto tiene la voz de alguien que no vemos en el film, y que no veremos nunca, esta voz le habla a alguien más, al niño andrógino, y nos habla a nosotrxs simultáneamente. Y es una voz que no tiene tiempo o que se ha sumergido en el tiempo o en la memoria y que es imposible de encarnar en un cuerpo, en un personaje. Como si volviera de la muerte sin ser tampoco un fantasma. Es eso, es la capacidad fabulatoria de la que puede el cine.

¿Cómo trabajaste el tema del montaje y qué directores te sirven de inspiración?

Debería citar una vez más al trabajo de reencadenamiento de imágenes que tiene el estilo Duras, y en general el cine moderno. No hay montaje por causalidad ni contigüidad ni síntesis ni simultaneidad. Hay una serie visual y hay una serie sonora que van en paralelo y que de vez en vez se unen. Quisiera ver con ansias qué imágenes produce esta disyunción en cada cerebro, qué película se crea en cada unx de lxs espectadorxs.

feature-top

El cine Argentino se encuentra en un momento muy delicado ¿Qué opinas de la situación actual y hacia dónde crees que se dirige?

No creo entender del todo la pregunta, o es demasiado abierta. Si subyugamos la producción cinematográfica argentina al tema presupuestario, bueno, la cosa se complejiza. Yo que no he estudiado en una escuela de cine estatal, y ni la escuela de cine me sirvió como chapa para conseguir dinero, o no he dado con los contactos necesarios, o no he tenido productor/a que trabajase a mi lado, o mis proyectos no se dejaban catalogar ni bajo ficción o documental, ni tampoco quise nunca hacer series o producir para televisión, en Argentina me tuve que olvidar de producir con financiación privada o estatal. El cine argentino que llega a las salas del INCAA y también a salas internacionales, es posible gracias a ese milagro de la co-producción, IBERMEDIA, etcetera, de la cual nunca podremos agradecerle del todo al triunfo de la revolución cubana, el auge del ICAIC y el comienzo a la fuerza de la práctica de la co-producción que tuvo en ese momento con la Unión Soviética, así empezó todo.  Me he enterado también que el centro de formación profesional del SICA desapareció, lo cual me parece una tragedia, y problematiza el sistema productivo de la industria. Otro sector más que se vulnera, se opaca, se miserabiliza. Pero, ¿acaso el talento, la creatividad, el ingenio, la memoria, la diversidad, la pasión de hacer cine se limitan a un tema presupuestario en Argentina? pues yo no lo creo. Ahí es donde encuentro la diferencia con otras cinematografías del mundo: los contenidos, la sensibilidad social, la imaginación, la resistencia.  Debo confesar que he emigrado a Alemania sólo por ser una enamorada del cine alemán. Sólo eso, pura idealización. Unx siempre tiene imágenes en la cabeza y las persigue. Es real que el cine alemán está en una crisis de producción y contenidos como nunca antes, incluso peor que los números lanzados luego de la segunda guerra mundial. Y aquí no se trata de que en Alemania no hay dinero.  Algunxs le echan la culpa a Netflix , sí, es internacional esta decadencia de querer quedarse aplastadx en el sillón de casa para consumir contenidos audiovisuales, otrxs dicen que la cuota presupuestaria está mal repartida entre films para televisión y films para salas de cine. Se ha iniciado conferencias, simposios, charlas, debates también con aquellos cineastas de la primera y segunda camada de renovación, lo que se llamó “el nuevo cine alemán” para diagnosticar cuál es el problema con German Films. Yo personalmente he hablado con Jutta Brückner, Jeanine Meerapfel, entre otrxs, y todxs coinciden que la crisis es de contenidos, que ha triunfado la hegemonía cultural, que toda estética ha terminado por repetirse hasta el hartazgo, que por eso se explica la vuelta más que nunca al género cinematográfico, la regla, lo predecible, la fórmula del éxito, el vacío absoluto. Yo creo que Argentina está lejos de esta crisis que enfrenta el cine alemán. Y celebro también, que a pesar de todo el cine analógico, el cine en celuloide, experimental o abstracto, argentino está dando apariciones internacionales y nacionales, continuando la resistencia que comenzó en los setentas, dando siempre y más diversidad. Yo deseo que esa comunidad se siga descubriendo y que por sobre todo, sepan paliar las dificultades unidxs.

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Sí, cómo darse el lujo de dejar de trabajar. Estoy cerrando un corto que filmé en 16mm en Grecia, el cual tiene ya distribucion, y me encuentro también en desarrollo de un proyecto que va acerca de la historia de la resistencia de mujeres en Namibia durante la colonización alemana. El trabajo de la memoria sobre el genocidio que allí se está llevando a cabo, me hace acordar y es análogo al ejercicio de la memoria que practica nuestra gente desde el regreso de la democracia, me fue imposible no prestarle atención⚫

feature-top

Titulo: Cuando el niño andrógino

Año: 2019

País: Argentina

Director: Melina Pafundi