Entrevista a Martina Juncadella, directora de No me imagino siendo vieja

Mauro Lukasievicz 11 - Abril - 2018 -Entrevistas- Foco: 20º BAFICI, Buenos Aires Festival Internacional Cine Independiente

 

 

 

¿Cómo surgió la idea para realizar No me imagino siendo vieja?


Empezó hace tiempo, primero fueron las ganas de filmar a Jacqueline, con quien trabajamos además como editoras en Socios Fundadores. Somos muy amigas, y ambas escribimos. Además Jaki (Jacqueline Golbert) tiene algo muy atractivo, es de ese tipo de personas que te dan ganas de filmar haciendo cualquier cosa. Siempre nos pasamos los textos que vamos escribiendo, deformes aún, y en ese vaivén surgió la idea de filmar juntas.

 

De ahi el guión que se realizó en conjunto con Jacqueline Golbert, ¿Cómo fue ese trabajo con ella y luego al tenerla en el papel protagónico?

La idea germinal fue usar escenas, personas (como su familia), lugares que sean reales en su vida. Desde siempre supe que ella era la protagonista. Filmamos en su casa, en el local familiar, con sus perros, porque nos interesaba la idea de ficcionar algo que ya existe. Me inspiró mucho su escritura, que parte de lo autobiográfico. Después diagramamos el guión por bloques espaciales, y más o menos pensamos qué escenas hacer en cada uno. La única que “actúa” es ella, todo lo que sucede con los demás personajes es improvisado. Yo sabía que solo podía pedirle cosas a Jaki, además de que el corto también es el retrato de una poeta: las instancias de prueba, escritura y armado de un poema.

Te conocemos muy bien como actriz por una gran cantidad de papeles en muy buenas películas como Adiós Entusiasmo y Abrir puertas y ventanas, entre otras, pero No me imagino siendo vieja es tu segundo cortometraje como directora ¿de qué lado de la cámara te sentís mas cómoda y porqué?  

Creo que hay algo de la actuación que como se dio desde muy chica, va y viene, y empecé otros recorridos que van en paralelo. En un momento me di cuenta que no era lo único que quería hacer y fue liberador. Empecé a escribir e ir a talleres de poesía, como el de Cecilia Pavón. Ahí me di cuenta que quería materializar cosas, y eso me dio mucha felicidad.
En el taller de Cecilia conocí a Pablo Petkovsek y a Jacqueline, con quienes armamos Socios Fundadores, una editorial de poesía y narrativa breve. Hace más o menos 3 años que tenemos Socios. Creo que por escribir, llegué a querer dirigir. Me siento muy cómoda en ambos mundos, la verdad.

 

¿Cómo se financió No me imagino siendo vieja?

Fiora, mi primer cortometraje, ganó a Mejor Cortometraje el pasado Bafici. El premio era un crédito para alquilar equipos en un rental, asi financié No me imagino siendo vieja. Pero sólo en ese rubro, después no conté con otra ayuda economica, lo financié yo. Y agradezco mucho al equipo técnico que se copo con la idea y se sumó, sin ellos no podríamos haber filmado.

 

¿Qué directores te sirven de inspiración?

Me gustan mucho Bresson, Agnés Varda, Chantal Akerman, los Dardenne, Pialat me encanta, Truffaut, Apichatpong, Pasolini.
Hace poco vi Estiu 1996, una película hermosa de una directora catalana, dentro de poco de estrena en Buenos Aires.  


¿Te encontras trabajando en otros proyectos?

El sábado 28 de abril, en una galería de arte que se llama Constitución, presento mi próximo libro de poemas, Prendan el horno. Sale por Socios Fundadores.
También estoy escribiendo un proyecto para filmar, creo que mi primer proyecto de largometraje.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Martina Juncadella