¿Cómo surgió la idea para realizar Los tiburones?

Fue hace como 7 años. Había terminado la carrera y quería hacer una película, larga, de ficción. Entonces empecé a escribir, empecé con la idea de inventar a una protagonista jovencita que pueda ser leída como un personaje que rompe, un personaje lleno de contradicciones, un personaje un poco malo y tierno a la vez. Por ahí empezó todo, empezó desde el detalle, desde la construcción de una forma de ser. La trama la fui encontrando después. Siempre me pasa lo mismo, empiezo desde lo chiquito y luego voy armando el panorama general. No creo que sea lo mejor, me parece poco práctico, pero me sale así.

¿Los tiburones, ganó en el 2011 el Fondo de Desarrollo de Guion de Largometraje Ficción, pasaron 7 años hasta tener finalizada la película ¿Cómo sentís que evolucionaste en ese tiempo y cómo trabajaste el guion?

El guión fue mutando constantemente, mutó incluso en el montaje. Al principio de la escritura Rosina, la protagonista, era un ser infernal, realmente parecía poseída por el demonio en algunos momentos. Luego fui acercándola a mi, la tenía que entender un poco más, me tenía que caer bien pero no enseguida, tenía que ser como esas personas a las que cuesta conocer y una vez que entrás -si es que entrás- no salís más. El balance fue difícil. Tuve tutorías con Inés Bortagaray, guionista uruguaya, y con ella fui encontrando el equilibrio y la ingeniería, aunque no hay mucha, del guion.

¿Cómo llegaste a Romina Bentancur para el papel principal?

Fue la primer jovencita que vi cuando empecé a hacer el casting para filmar una especie de ensayo sobre la película. Ella estaba ahí, sonándose todas las articulaciones del cuerpo y me cautivó. Mi acercamiento a Romina inicialmente fue muy superficial. Su cara, sus dedos, su voz, su coreografía, todo eso se volvió parte del personaje, era inevitable. Después vino el resto: la conexión entre ambas, su naturalidad frente a la cámara, sus ideas y sobretodo, sus ganas de trabajar. Trabajamos mucho. Filmamos sintiéndonos muy cómodas una con la otra.

Sabemos que filmar escenas en el agua resulta muy complicado ¿Cómo fue el trabajo desde lo técnico para filmar esas escenas?

Fue complicado, sí. Creo que a menos de que cuente con un presupuesto sólido, no lo vuelvo hacer. La cámara es cara, el mar hace lo que quiere, la sal está por todos lados. Fue un poco estresante y a la vez, cuando se nos olvidaba el estrés, esos segundos de inconsciencia creo que fueron los más disfrutables del rodaje. Además entre toma y toma nos dábamos un chapuzón. Fue lo peor y lo mejor al mismo tiempo.

¿Cómo te sentís con que definan tu película como un coming of age?

No me molesta. Es una temática más que un genero. Películas que hablan de adolescentes, me encantan.

¿Cómo se financió Los tiburones?

NLa financiación de la película siguió un camino bastante clásico: primero se consiguieron los fondos de desarrollo en Uruguay y participamos en talleres y laboratorios donde entre otras cosas conocimos a nuestros futuros co productores argentinos. Luego pasamos a la búsqueda de conseguir fondos de producción importantes, así logramos los dos fondos uruguayos ICAU FONA, y posteriormente el reconocimiento del INCAA. Con esos recursos y un gran esfuerzo de todo el equipo que trabajó en la película por adaptarse a las condiciones del proyecto, tuvimos hacer un diseño de producción muy ajustado, así decidimos rodar la película, para que no pasara mucho más tiempo y Romina no creciera y pudiese interpretar a una joven de 14 años, el plan era conseguir el resto de recursos faltantes ya entrados en la post producción. Esos recursos llegaron, en parte, desde España con el premio de Cine en Construcción del festival de San Sebastián, y posteriormente el fondo de post uruguayo montevideo socio audiovisual, con esto resolvimos la post producción de la película. Ahora durante la explotación comercial de la película esperamos lleguen los recursos faltantes para poder cerrar sin deudas el proyecto.

¿Qué sensaciones te dejó ganar el premio a mejor directora en un festival tan importante como es el de Sundance y cómo fue la recepción del público en las proyecciones?

El público fue la cosa más linda que le pasó a la película. Nunca pensé que los americanos iban a empatizar tanto con Los tiburones, con nuestro sentido del humor, con la protagonista, etc. Fue un estreno soñado. Nosotros sentíamos que estábamos pisando la luna y que la luna era de hielo. El escenario ayudó, park city es como un capítulo de Donde está wally, yo no conocía la nieve y eso en fusión con la emoción de estar estrenando nuestra primer película y de compartir pantalla con películas tan hermosas, era un delirio de experiencias nuevas irrepetibles e insuperables. Ganar el premio fue irreal y aún lo siento así. No creo en que eso signifique que la película es mejor que otras, o fue mejor dirigida que otras, los premios no son eso, creo que son una apuesta, confianza en uno. Espero que signifique que el futuro sea próximo y que mis próximas películas sean sólidas y tangibles en el tiempo.

¿Te encontras trabajando en otros proyectos?

Sí. Estoy con con dos películas más. Contenta y con energía para seguir⚫

feature-top

Titulo: Los tiburones

Año: 2019

País: Argentina

Director:Lucía Garibaldi

 

Funciones en el BAFICI:

Martes 9 Abril 22.50h. Multiplex Belgrano

Miércoles 10 Abril 17.35h. Multiplex Belgrano

Viernes 12 Abril 18.00h. Espacio INCAA cine Gaumont