Entrevista a Lena Solesky, directora de Ocampo

Mauro Lukasievicz 13 - Septiembre - 2018 -Entrevistas- Foco: FIDBA 2018 - Festival internacional de cine documental de Buenos Aires.

 

 

 

¿Cómo surgió la idea de realizar un documental sobre ese duro momento que es ordenar lo que fue la vida de los familiares que ya no están?

En el momento en el que Ocampo se empezaba a vaciar, yo estaba cursando una materia sobre cine documental en la Universidad del Cine. En ella proponían desarrollar un proyecto a lo largo del año, que debía ser sobre un personaje. Un sábado volví a Ocampo, después de la muerte de mis abuelos, y me di cuenta de que el personaje que buscaba estaba ahí: era la casa que tanto conocía, pero que al mismo tiempo era otra. Ahora estaba habitada por los tres hermanos que se desplazaban tratando de descifrar su laberinto. Me gusta pensar que de todo duelo surge algo, todos nos enfrentamos a lo que nos toca vivir como podemos. En mi caso fue hacer esta película. Mi madre, en cambio, escribió un libro de poemas titulado La casa vacía.

 

¿Cómo fue el proceso para lograr que Celina, Eliana y Esteban se muestren frente a la cámara de manera tan natural?

Ciertamente un miedo que tenía, cuando empecé a filmar, era el no lograr que ellos se relajaran ante la presencia de la cámara. Creo que lo que más me jugó a favor es el carácter familiar que tuvo este documental. Siempre fue algo chiquito: mi cámara, un trípode y yo que recorríamos la casa y acompañábamos a los personajes casi escabulléndonos. Al mismo tiempo, en línea con lo que dije, no es menor que Celina, Eliana y Esteban son, respectivamente, mi mamá y mis tíos. Nos conocemos mucho y tenemos mucha confianza. Además ellos tenían demasiado trabajo, y esto hizo que muy pronto la cámara pasara casi desapercibida. Para mí siempre fue un desafío encontrar la distancia ante la cual ubicarme. Por momentos decidí estar más cerca, seguirlos con la cámara en mano; y por otros alejarme un poco más, usar trípode (e incluso dejar la cámara filmando e irme a otro lugar mientras se desenvolvía la acción). Tener esos distintos ritmos internos nos ayudó mucho a la hora de editar el corto.

 

Una decisión que parece muy acertada es la inclusión de breves entrevistas a los hermanos ¿Cómo tomaste esta decisión y qué tanto material tuviste que dejar afuera del corte final?

Cuando empecé a ver lo que iba filmando, me di cuenta de que las situaciones que ya tenía y las que podían aparecer eran casi infinitas, que Ocampo era una caja de pandora. Entonces pensé que al material le podía venir bien algo que ordenara un poco más el relato. Decidí hacerles algunas preguntas que veía que circulaban o dialogaban con lo que ya había filmado. Sabía que quería que cada uno estuviera sentado en el que había sido su cuarto y lo demás fluyó naturalmente. Si bien hay partes de las entrevistas que quedaron afuera, no son tantas en relación a todo lo que no incluí del resto del material (varias horas de filmación).


El cine Argentino se encuentra en muy momento muy delicado ¿Qué opinas de la situación actual y hacia dónde crees que se dirige?

Creo que la situación del cine se condice con lo que está pasando en el resto del país y con la cultura en general. Me preocupan enormemente estas políticas de vaciamiento/achicamiento del Estado. Yo veo una gran incertidumbre en el panorama actual, cada vez es más difícil salir a filmar, sobretodo para quienes estamos dando nuestros primeros pasos.

 

¿Cómo se financió Ocampo?

Ocampo es un documental muy chico a nivel producción. Lo filmé yo sola, con equipo mío, por ende casi no necesité presupuesto. Para hacerlo conté también con la ayuda de varios amigos y con el apoyo de la Universidad del cine para la postproducción.


¿Te encontras trabajando en otros proyectos?

Este año empecé a estudiar canto lírico en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla, ahora mi energía se encuentra más avocada a eso. Actualmente estoy ensayando una ópera y una obra de teatro.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Lena Solesky