¿Cómo surge la idea para realizar Schwaneck?

Hace rato que sentía la necesidad, o tenía la duda, de cómo sería estar en el rol de dirección. Venía escribiendo una idea para un largo que tengo desde los diecisiete años, pero se me estaba haciendo muy grande y difícil, justamente para el rol que estaba con ganas de desempeñar. En una cena le conté a mi padre la traba que estaba teniendo y me dijo “pensá en la idea de un corto como ejercicio, solo pensala”. Siempre la duración del cortometraje me costó mucho, narrativamente, para escribirla y entenderla, pero a la semana de esa cena me surgió el impulso de hacerle una pregunta a mi abuela que nunca le había hecho: “¿Dónde se conocieron mis papás?”. “En Schwanek” me dijo. Le pregunté qué era eso y me respondió: “Una empresa de recuperación capilar”. Ya ese contexto me dio inmediatamente la respuesta a lo que venía buscando, así que le pregunté: “¿Quién de los dos era el paciente? ¿Por qué se conocieron ahí? ¿Cómo hicieron contacto entre ellos?” Todas las respuestas que conseguí gracias a varios familiares, y un par de personajes e inventos en el medio, llevaron a que se realice y finalice la idea. Igualmente sigo pensando que Schwaneck tiene varios disparadores para poder seguir desarrollándose.

Además de una gran dirección de actores, hay una puesta en escena que nos recuerda mucho al teatro. ¿Cómo fue el trabajo en cuanto a los aspectos técnicos?

Si bien ya de por sí el contexto era muy rico y divertido para inventar, sentí que se empezaba a quedar en un mundo o formato un poco tradicional. Quizás por ser una historia personal, pero además de disfrutar las historias que responden a una pregunta universal a través de una historia particular, se me ocurrió poner el personaje de una hija que se pregunta cómo fue que realmente nació, presentando en la actualidad a sus padres enfrentados el uno con el otro, y a la vez investigando cómo fue que se conocieron, se enamoraron y la tuvieron, en un pasado que ella todavía desconoce. En la presentación del hoy me divirtió que fuera en un espacio que represente su cerebro, encontrando recuerdos con sus respectivos padres desenvolviéndose dentro de escenografías teatrales. Las escenografías componían lo lúdico y surreal que puede tener un mundo como el cerebro.  En lo técnico, la dificultad más grande fue encontrar esa locación. Que fuera amplia para poder flotar con la cámara, dándole esa espacialidad, e ir encontrando estas distintas escenografías con sus respectivas escenas. Me rodeé de un equipo que confió en esa apuesta, pero lo que todos siempre supimos era que, en primer lugar, necesitábamos encontrar ese espacio. Una vez que apareció, pensando lugares estratégicos para ubicar las escenas y encontrarlas con un ronin, todo se fue armando.

Hasta el momento te venías desempeñando como actriz. ¿Cómo fue el paso a la dirección, y de qué lado de la cámara te sentís más cómoda?

Creo que hay que hacer todo lo posible para seguir los impulsos y cubrir las necesidades, y poder contestarse que no hay etiquetas, que se puede seguir aprendiendo y abriendo las puertas que a una se le vayan abriendo como necesidad o posibilidad. Afortunadamente,  el corto para mí fue ese ejercicio: animarme a apropiarme de lo que escribo, y poder llevarlo a cabo. Tuve muchísima ayuda del otro lado de la cámara, y muchísimos miedos que se fueron esfumando en el mismo hacer, gracias al entendimiento y el aprendizaje. Sigo pensando que esa lucha vale la pena, cuando ves terminado todo lo que habías imaginado, no sentí ese nivel de satisfacción actuando, pero qué lindo que es actuar y delegar a la vez también.  

En algunos momentos, sobre todo en los primeros planos, Schwaneck nos recuerda a lo mejor de Jean-Pierre Jeunet. ¿Qué directores te sirven de inspiración?

Me gustan las historias libres, que no cuentan solo lo que ya funciona, y se animan a romperse jugando, pero respetando a la vez su narración. Michel Gondry, John Cassavetes, Paul Thomas Anderson y Greta Gerwig son de mis preferides.

 

¿Cómo se financió Schwaneck?

Pidiendo muchísimos favores a devolverse en un futuro, haciéndolo con amigos e invirtiendo una parte de un regalo que estaba destinado a comprar un monoambiente.

El cine argentino se encuentra en un momento muy delicado. ¿Qué opinas de la situación actual y hacia dónde creés que se dirige?

Siempre tuvimos distintas etapas con el apoyo del gobierno y su visión sobre la importancia de la cultura. Hay seguir peleando y defendiendo los derechos que tiene un país lleno de artistas con muchísimo potencial. Espero que esta ceguera se vuelva a ir y que no vuelva, pero si no, sea la etapa que sea, hay seguir haciendo todo lo posible para seguir expresándonos y mantenernos vivos tanto a nosotres como a la cultura

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Ahora aparecieron varias ideas para cortometrajes, voy a intentar terminar de darles forma, y sino volveremos a ese guión de largo que siempre va a pedir hacerse⚫

feature-top

Titulo: Schwaneck

Año: 2019

País: Argentina

Director: Julieta Giménez Zapiola

 

Funciones en el BAFICI:

Martes 9 Abril 23.00h. Multiplex Belgrano

Jueves 11 Abril 13.30h. Multiplex Belgrano

Domingo 14 Abril 20.20h. Espacio INCAA cine Gaumont