Entrevista a Joaquín Caba, director de Podestá

Antonella Defranza 13 - Mayo - 2018 -Entrevistas- Foco: 5º Construir Cine: festival internacional de cine sobre el trabajo.

 

Joaquín Caba se luce con su primer cortometraje en festivales, realizado para el segundo año de Imagen y Sonido en FADU, dándose apertura en lo que seguro será una carrera larga en el cine documental. Podestá nos acerca al mundo del entrenamiento de alto rendimiento deportivo en el nexo de una familia de deportistas: los Podestá. Estrena en Competencia Internacional de Cortometrajes Documentales del festival Construir Cine, el Martes 15/05 a las 22:45hs en el Cine Gaumont.


¿De dónde surge la idea de realizar Podestá?

Podestá surge como trabajo práctico para la universidad, en la carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la Universidad de Buenos Aires. Al comenzar mi segundo año de carrera sabía que uno de las instancias era rodar un corto documental, al cual le dedicaremos gran parte del año, por lo que antes de comenzar la cursada empecé a pensar que  temática me resultaba de interés y por alguna razón llegue al deporte de alto rendimiento en la Argentina.


 

¿Cómo llegás a los protagonistas, en especial al padre entrenador que es quien lleva el relato?

Una vez que decidimos concentrarnos en ésta temática empezamos una investigación. Fue una de las etapas más enriquecedoras de todo el proceso, porque empezamos a contactarnos con grandes deportistas y entrenadores e íbamos descubriendo todas las aristas y diferencias que existían en torno a lo que creíamos que era el deporte de alto rendimiento y a lo que realmente sucedía. Uno de ellos fue Juancho, inmediatamente nos invitó a su gimnasio y tuvimos una charla de más de dos horas. Acá descubrimos esta disciplina, el salto en trampolín, que nos era desconocida, lo difícil que era llevarlo a cabo y encontramos en él una persona totalmente apasionada, que se emocionaba hasta las lágrimas relatandonos como fue creciendo profesionalmente y al mismo tiempo nos contaba una realidad muy difícil, que es vivir del deporte y tener la posibilidad de representar al país en el mundo siendo él el motor para que esto finalmente sucediera. Ese mismo fin de semana asistimos con todo el equipo al campeonato metropolitano de gimnasia en el que las chicas se clasificaron al torneo nacional y no nos quedaron dudas que era la historia que queríamos contar.


En tus decisiones estéticas ¿Qué tuviste en cuenta?

Desde muy temprano empezamos a ir a filmarlos a los entrenamiento. Eso nos sirvió para ir corriendonos del asombro que nos generaba las increíbles rutinas que ellas hacen, las condiciones en las que entrenaban, ver que se generaba en cámara y poder concentrarnos en cuestiones más profundas, como desde qué lugar situarnos para contar su historia y empezar a tomar decisiones de estilo y estéticas. De ahí nació la decisión de la cámara fija, ya que en casi todo momento hay gran movimiento interno en el cuadro con las chicas saltando, también hace la cámara lo más invisible posible y ayudaba a que nos podamos meter más en la historia. Otra posibilidad que nos daba era practicar la dinámica del rodaje, en la que las cosas van sucediendo y tenes que tener “el tipo de mirada” lo más clara posible para que se genere una coherencia dentro del relato. Para esto trabajamos mucho con referencias y analizamos el tipo de plano, tipo de composición de cuadro, distancia a los personajes, entre otras cosas.   

¿Con qué financiamiento contó y en el marco de qué momento de tu vida llega este corto documental?

El documental se filmó íntegramente con nuestros recursos, poniendo cada uno de los integrantes del equipo los recursos materiales con los que contábamos y sumando un mínimo de dinero para poder alquilar, por ejemplo, equipos de sonido o algún tipo de lente en particular. Este corto llega en un momento muy especial, para mí era muy importante demostrarme que estaba en la facultad, no sólo para aprobar o cumplir con cierta formalidad, sino que podía hacer algo que llegue más allá. Me era muy importante lograr algo que tenga cierta calidad estética y visual que demuestre madurez, era un logro que necesitaba para poder afirmar el camino que había elegido y resultó ser una gran experiencia que me permitió descubrir todo un mundo de posibilidades.

 

¿Qué directores u otros artistas te sirven de referencia?

Hasta ese entonces el mundo del documental me era bastante lejano, pero esto me llevó a descubrir muchos directores, ver largos y cortos, empezar a ver la variedad y calidad de cine documental que se produce en nuestro país y afuera. Entre ellos me sirvieron mucho de referencia Diego Gachassin y Néstor Frenkel quienes tienen estilos muy particulares y tratan a sus personajes de forma muy especial, también la documentalista chilena Maite Alberdi en la que nos apoyamos mucho como referencia estética y admiro la sensibilidad y emociones que llega a transmitir a través de sus películas. Jorge Leandro Cólas también me es una gran referencia, es profesor de la misma cátedra en la que cursamos y tuvimos la posibilidad de corregir con él en alguna oportunidad.

 

¿Qué significa para vos estar seleccionado junto a tu equipo en Construir Cine?

Para nosotros es una alegría enorme. Personalmente poder formar parte de un festival tan grande, tener dos funciones programadas ¡en salas de cine de verdad! es algo que no pensaba a la hora de hacer el documental y tiene un valor grandísimo. Me da la posibilidad de compartir espacio con personas que admiro mucho, formarme y conocer las diferentes posibilidades que existen en la industria de cine a nivel nacional y más allá. Es una gran oportunidad para crecer y pensar cómo seguir en el futuro.

 

¿Cómo ves la actualidad del cine Argentino y hacia dónde crees que se dirige?

Soy un gran admirador del cine nacional, como espectador y también pensándolo como el lugar en el que sueño desarrollarme profesionalmente. Entiendo que no se podría producir cine nacional sin una estructura de fomento con la que contamos actualmente y que es algo que debemos defender entre todos. Es la herramienta para que pequeñas, medianas y grandes productoras puedan llevar adelante sus proyectos y es nuestro deber asegurarnos de que eso suceda y se mejore en ese camino para poder generar un cine de calidad que atraiga cada vez a un número mayor de espectadores; alineándose con las nuevas formas de consumir y ver audiovisuales como lo propone por ejemplo la plataforma Cine.ar. También es muy valioso para nosotros, como estudiantes y realizadores las ventanas de exhibición como es el festival Construir Cine, nos da la posibilidad de que nuestras producciones lleguen a un número mayor de espectadores y creo muy importante que el Instituto de Cine nacional las apoye.

 

¿Tenés proyectos en adelante?

Actualmente estoy empezando con el desarrollo de un nuevo proyecto documental, en formato de cortometraje con el que espero poder aplicar todo lo que aprendí con Podestá e ir por más. También me estoy preparando para hacer una primer experiencia en presentar un proyecto al INCAA, en este caso para Historias Breves.

Antonella Defranza

antodefranza@caligari.com.ar

Entrevista a Joaquín Caba