Entrevista a Jimena Blanco, directora de Paisaje

Mauro Lukasievicz 4 - Julio - 2018 -Entrevistas

 

 

 

¿Cómo surgió la idea para realizar Paisaje? ¿Hay algo personal en la historia?

Todo es autoreferencial y, en efecto, personal. La idea surgió a partir de una anécdota, algo que le pasó a una amiga mía. Yo siempre me imaginé qué me hubiese pasado a mí y a mi grupo de amigas en esa situación y a partir de ahí empecé a trabajar sobre la idea. Después la idea se sostuvo y los personajes fueron mutando tomando características de otras mujeres que conocí a lo largo de mi vida y de cosas que le habían sucedido a ellas. Por sobre todo, la idea surgió como un puntapié para encarar una historia de mujeres adolescentes, como una necesidad de contar desde la mirada femenina cosas que nos pueden pasar, nos han pasado, o nos pasan a cualquiera de nosotras.

 

¿Cuáles fueron las principales búsquedas y desafíos que te planteaste al realizarla?

La búsqueda, que a la vez se convierte en desafío, fue y es acercar al espectador/a a ese universo femenino adolescente, sin imponer una lección de vida ni un juicio de valor moral. Me parece importante compartir ese universo también con los hombres porque desconocen mucho del universo femenino en general. Mostrar, exponer una historia de mujeres sin la necesidad de que sea un dramón o una tragedia. Convertir ese universo en un lugar en común en el que nos podamos encontrar. Por otro lado, a mi me gusta mirar películas que no me angustien, pero que tampoco sean una bobada, tampoco me aguanto tres horas sentada en una sala de cine, me gusta mucho la música, agradezco cuando una película es visualmente hermosa y el sonido termina de componer ese universo, ese fue otro desafío no menor: hacer una película que a mi gustaría ver, yo ya ví Paisaje varias veces y siento que ese desafío lo superé ampliamente porque quiero volver a verla.

¿Cómo fue el proceso para ambientar la película en la década del 90?

Yo viví mi adolescencia en los 90 y la película siempre estuvo construida desde ese lugar en el tiempo. Desde el punto de vista de la dirección de arte, Julieta Dolinsky me planteó un concepto que me voló la cabeza: contar por ausencia y no por presencia, entonces, lo que pasa cuando ves la película es que se intuye que es en los noventa más que nada porque hay un discman, pero también porque hay una notable ausencia de elementos modernos como celulares, tablets, computadoras, etc. Entonces, la película acaba por generar una sensación más de atemporalidad, es algo que ocurre en algún momento del tiempo que también, y por qué no, podría ser hoy.

 

¿Cómo elegiste las locaciones para filmar en CABA y en Ing. Maschwitz?

Las locaciones de Maschwitz estaban “cantadas” yo soy de allá, mis amigas, mi familia también, así que filmamos en la casa de mis padres y en la casa de los padres de amigas. Las locaciones en CABA las elegimos por estética, conveniencia, cercanía. Fueron varias noches de salir a caminar la ciudad en equipo (Locaciones, Producción, DF, AD, DA) y buscar espacios donde pudieran ocurrir las escenas, algunos lugares estaban ya desde el guión y otros aparecieron casi sin buscarlos. La calle, la ciudad de Buenos Aires, tiene muchos matices y colores, sólo elegimos un par de barrios que nos gustaban mucho y en los que se generaba la atmósfera de la película y nos movimos dentro de esos límites.

 

Paisaje se presentó en la Competencia Oficial Internacional del Bafici y recibió muy buenas críticas de los medios especializados en cine ¿Cómo fue la recepción por parte del público?

La recepción del público fue impresionante, la historia y los personajes generaron mucha empatía en el público en general de todas las edades. Muchísima gente se quedaba en las rondas de preguntas que se hacen después de las proyecciones, más que nada porque yo soy muy graciosa (risas), pero también a hacer preguntas muy interesantes sobre cualquier aspecto de la película: el casting, la fotografía, el arte, la música… lo que se te ocurra, o me interceptaban a la salida del cine para hacerme algún comentario personal. Las mujeres me decían cosas como “a mi me pasó algo parecido” o “tal personaje es igual a una amiga mía”. Igualmente, lo que más me sorprendió fue que muchos, insisto, muchos hombres se acercaban a comentarme lo mucho que les había gustado la película y cuánto les había angustiado cierta escena, sin spoilear, eso me pareció alucinante: que un hombre, que es tan ajeno a ese mundo, pueda sentir lo que le pasa a una chica cuando se encuentra en determinada situación… no sé, me parece que está bueno porque es algo que le puede pasar una amiga/hija/novia/madre/tia, y sentí que ahí es el lugar donde el cine empieza a tener un sentido trascendental en cuanto al lenguaje, al lenguaje cinematográfico como tal, porque muchas veces las palabras o las imágenes no bastan por sí mismas y el cine tiene eso: une varios lenguajes para hacerlo uno. A raíz de esto pude comprender que el hecho de que nosotras hagamos películas es más que importante, es vital, porque es una ventana que abrimos a los otros, compartir nuestra mirada de mujer.

 

Se destacan de gran manera las actuaciones del cuarteto protagonista integrado por Laura Grandinetti, Camila Rabinovich, Ana Waisbein y Camila Vaccarini ¿Cómo llegaste a ellas?

A una de las actrices la había visto en una obra de teatro, a otra en una serie y las otras dos surgieron de un casting. De todos modos, hicimos un casting abierto porque, por más de que a mi me habían gustado esas dos actrices, lo que tenía que funcionar era el grupo, el conjunto en sí y por sí mismo y, que a mi me gusten dos actrices, no significaba que iban a funcionar en el conjunto… y no fue fácil, yo no quería que ninguna destaque por sobre las otras porque es un grupo de amigas, yo quería sentir esa unidad, esa unidad que se siente en un grupo de amigas cuando salís en manada. Vimos un montón de actrices y muchas muy talentosas, hicimos callback, buscamos combinaciones, fue una búsqueda intensa. Ahora veo la película y parece como si ellas se conocieran de toda la vida y no puedo creer cómo llegamos a construir eso en tan poco tiempo, las actrices se comprometieron con su trabajo y aportaron un montón de material personal para darle vida a esos personajes. No sé muy bien qué decir, yo las amo y las admiro mucho.

 

¿Cómo se financió Paisaje?

Paisaje se financió con el apoyo del INCAA, fue unos de los últimos proyectos que salió con el plan de fomento anterior, o anterior al anterior, lo presentamos en marzo o abril de 2016. Además contó con un crédito del mismo instituto y aportes propios de la productora. A esto se le sumó el apoyo de Fox+ por un acuerdo que tiene el productor con la señal.

 

¿Te encontras trabajando en otros proyectos?

Si claro, siempre tengo un montón de ideas dando vueltas en la cabeza, lo que me cuesta es “poner el culo en la silla”, no parece, pero eso es gran parte del trabajo. Ahora estoy escribiendo un guión de largometraje que está en una primera versión terminada. Además, estoy trabajando en el área de producción de la próxima película de Javier Van de Couter.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Jimena Blanco