Entrevista a Inés Villanueva, directora de Para probar que realmente existimos

Mauro Lukasievicz 14 - Abril - 2018 -Entrevistas- Foco: 20º BAFICI, Buenos Aires Festival Internacional Cine Independiente

 

 

 

¿Cómo surgió la idea para realizar un cortometraje sobre las relaciones humanas con la tecnología y el hecho de mostrar cada momento de nuestra vida en internet?

La realización de "Para probar que realmente existimos" tuvo un proceso muy particular, en especial para mí, que lo que había hecho hasta el momento tenía más que ver con el mundo de la ficción, y en este caso se trata de una aproximación documental. Todo surgió porque tuve la oportunidad de ir a filmar a China el año pasado, bajo el programa Looking China, en representación de la Universidad del Cine (FUC), ellos nos daban una consigna, a mi me había tocado el puente Chengyang de la comunidad Dong. Durante el rodaje no tenía una idea clara de qué contar, fue una experiencia en donde las cosas suceden y una va poniendo el ojo en lo que le interesa, o eso intenta. El primer día en el pueblo Dong fue un día especial, había personas cantando, un show, y los que miraban el show empezaron a fotografiarme (supongo que porque era la única extranjera y porque tenía una cámara y eso llamaba la atención). Se generó una dinámica muy divertida en donde las personas me sacaban fotos y yo les pedía filmar esas fotos que se sacaban conmigo (todo sin entendernos a través de la palabra). Me acuerdo que ese día terminé muy entusiasmada y lo hablamos con Cecilia Madorno (quien fue nuestra tutora), pero también sabía que este material no tenía que ver con la consigna que me habían asignado, por lo que sentía que no iba a ser útil para lo que tenía que entregar.  Aún así seguí filmando los días siguientes, también sin tener muy claro en qué iba a terminar. Luego de finalizar el programa en donde presenté el cortometraje "Un montón de puentes", volví a Buenos Aires, dejé pasar varios meses y comencé a reveer el material, seleccionar las partes que me gustaban, intentando generar un sentido. Edité versiones que se fueron reelaborando a partir de comentarios de amigos (Pablo, Alice, Lau, Juan, ¡Gracias!) y así surgió el corto, y pude incluír esa secuencia que había disfrutado tanto filmar y vivir. Respecto a la idea del corto quise focalizarme en la acción de fotografiarnos entre nosotros y a nosotros mismos, aunque es cierto que ahora está ligado a la exposición de nuestra vida en internet, no quise puntualizar eso, sino el acto específico de fotografiar, que desde sus inicios tiene esa función de “prueba”, de probar que algo está ahí en el momento que se realiza la fotografía. El título y el concepto del corto está inspirado (o robado) de una canción de The Kinks: “People take pictures of each other”, una canción del 1968, de hace 50 años, que habla de una conducta similar a la de hoy en día, nada más que ahora, con los cambios tecnológicos creo que se llevó un poco más al extremo, al punto de fotografiar todo, todo el tiempo. ¿Y para qué?

 

¿Cuáles fueron las principales búsquedas y desafíos que te planteaste al realizarlo?

Filmar en China con personas que hablan solamente en chino era claramente una barrera, por eso intenté alejarme del lenguaje desde un primer momento (aunque también creo que había algo más profundo que nos generaba cierta distancia, que tenía que ver con la forma de pensar, con una lógica totalmente diferente a la que estamos acostumbrados). Encontré que en esa forma de autorretratarnos había una identificación, un posible acercamiento. Es por eso que el corto se llama “Para probar que realmente existimos”  y no “existen” (y que al final del corto hay una recopilación de fotos que nos sacamos nosotros los occidentales durante el viaje). Mi idea es poder transmitir que esa acción nos une, quise alejarme del lugar de mostrar a los chinos sacándose fotos como algo ajeno y distante, sino que funcione como un espejo.

¿Cómo se financió Para probar que realmente existimos?

Respecto al rodaje, el programa "Looking China" estuvo bancado por la Academy for International Communication of Chinese Culture (AICCC), ellos cubrieron los costos de pasaje, hospedaje y demás gastos durante la estadía en China. Y el cortometraje lo pudimos realizar con la ayuda de muchos amigos, los equipos de cámara y sonido me lo prestaron Pablo Fernández, Laura Guinde, Alicia Carrasco (que también aportaron creativamente en el momento de la edición). En cuanto a la postproducción tambien tuvimos el apoyo de la Universidad del Cine donde pudimos realizar la post de sonido, que la hizo Javier Fernández Jensen. Y finalmente la corrección de color la realizó Sebastián Cantillo, con quién también compartimos el viaje a China.


¿Qué directores te sirven de inspiración?

Lucrecia Martel, Yorgos Lanthimos, Athina Rachel Tsangari, Hong Sang Soo, Lynne Ramsay, Quentin Tarantino, Ruben Östlund, Jim Jarmusch, Chantal Akerman, Michael Haneke y más.

 

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Sí, estoy escribiendo y acopiando material para lo que sería mi primer película. Después de haber realizado varios cortos ahora tengo ganas de encarar un largometraje. 

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Inés Villanueva