Entrevista a Fremdina Bianco, directora de Mombyry

Mauro Lukasievicz 12 - Mayo - 2018 -Entrevistas- Foco: 5º Construir Cine: festival internacional de cine sobre el trabajo.

 


Mombyry es un cortometraje que muestra una dura realidad que puede ser aplicada a muchas personas que deciden salir adelante en una nueva ciudad ¿Cómo surgió la idea para realizarlo?

Mombyry surge en el marco de un taller de guión para cortometrajes a cargo de Martín Rejtman donde nos propuso que escribiéramos, en una o dos semanas, un guión que incluya "una mudanza". La consigna me despertó el interés de indagar en aquellas historias que nos atraviesan a lxs que venimos del interior.

 

Sabemos que sos de Posadas y que viniste a Buenos Aires a estudiar cine ¿Cómo fue tu experiencia personal? y ¿utilizaste algo de esa experiencia a la hora de armar el guión?

Para mí, mudarme a Buenos Aires, significaba no sólo perseguir un sueño, sino también la libertad de elegir, tomar mis propias decisiones y escribir mi vida. Con el paso del tiempo unx se va dando cuenta de que la tierra siempre tira, estés donde estés. En lo personal, no puedo pensar historias ajenas a esta pulsión.

 

Más allá del excelente trabajo técnico y de guión se destacan particularmente Luciana Lamoglia y Germán De Silva en los papeles principales ¿Cómo llegaste a ellos?

A Luciana la conocí gracias a Ana Luz Kallsten, una amiga actriz y dramaturga de Misiones. Ana Luz había dirigido la obra "Qué te he hecho para que me trates así" donde uno de los personajes principales lo hacía Luciana, yo la fui a ver y no solo me enamoré de la historia sino que también quedé encantada con el trabajo de las actrices. Tiempo después, Ana Luz decidió reestrenar la obra y me invitó a formar parte del equipo de producción. Ahí tuve la oportunidad compartir con Luciana y conocer de cerca su trabajo. Cuando decidí filmar Mombyry automáticamente pensé en ella. Además tenía un plus: Luciana es del interior y sabía de lo que estábamos hablando. Germán, por otro lado, es uno de mis actores preferidos y disfruto mucho de sus películas. La verdad es que trabajar con ellos fue un placer, se comprometieron con el proyecto, me ayudaron en la construcción de los personajes y la calidez humana de ambos es desmesurada.

En el 2014 y luego de algunos cortos estrenaste tu primer largometraje “No hay tierra sin mal”, la cual tuvo muy buenas críticas, ¿esas críticas te sirvieron para abrir puertas? y ¿Porque decidiste volver a cortometraje?

No hay tierra sin mal me abrió las puertas del cine, el intercambio con colegas y con espectadores. Sueño con filmar otras películas pero los costos de producción son muy elevados y las políticas de fomento son cada vez más difíciles de acceder. De todos modos, creo que filmar un largometraje no debiera expulsarnos del corto, al contrario, para mí hacer un corto es mucho más difícil porque hay menos margen para equivocarse. Por otro lado, me gusta aprender y estoy convencida de que el trabajo es siempre la mejor escuela.

 

¿Cómo se financió Mombyry?

Hicimos una campaña de financiación colectiva a través de la plataforma Ideame y contamos con el aporte desinteresado de muchísimxs colegas.

 

¿Qué directores te sirven de inspiración?

Soy una ferviente admiradora de Leonardo Favio, su filmografía y todo su legado me conmueve. También me gusta mucho el cine de Lucrecia Martel, Claudia Llosa, Glauber Rocha...

 

¿Cómo ves la actualidad del cine Argentino y hacia dónde crees que se dirige?

Veo al cine argentino atravesar una crisis con un horizonte desolador y me duele. Las películas que imaginamos son cada vez más difíciles de hacer y como técnicxs vivimos a diario y en carne propia la precarización laboral. Las políticas que se están implementando responden a un ajuste en la producción y trae como consecuencia menos trabajo pero también menos miradas. No sólo hay menos presupuesto para hacer una película sino que también hay una intención muy clara en reducir la cantidad de películas que se filman anualmente. Estas películas que quedan afuera son las películas del cine independiente, las que garantizan la pluralidad de voces y las que además, nos representan en todos los festivales del mundo. El cine queda en manos de unos pocos y esto me parece muy peligroso, sobre todo en tiempos donde más que nunca hay que contar la vida y la Historia.

 

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Me encuentro en desarrollo de la que espero sea mi próxima película de largometraje. Se titula Viento Norte, fue ganadora del Concurso Raymundo Gleyzer y cuenta con el apoyo del IAAVIM (Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones). Mientras esperamos a que entre en Comité de Evaluación en el INCAA intentamos conseguir financiación y formas de hacer el proyecto posible, ya que en estos días filmar parece más un sueño que una realidad. También me encuentro desarrollando el documental "Mujeres que cuentan" junto a Florencia Cremona y Rocío Gariglio.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

Entrevista a Fremdina Bianco