24 junio - 2019. Por: Mauro Lukasievicz - Entrevistas

En Nada culmina en la víspera nos encontramos con la historia de Miguel Gazzera, un sindicalista que para el ciudadano argentino actual estaría muy alejado de lo que ellos ven en los dirigentes sindicales ¿Porque decidieron contar su historia? 

Florencia: Decidimos contar esta historia porque nos tocaba muy de cerca, yo siendo la nieta de Miguel me di cuenta con su muerte que no sabía nada de su vida sindical, de su lucha, de que había sido un cuadro político tan grande y que había sido parte de la resistencia popular más importante de nuestro país. Tuvimos una necesidad muy grande de saber, de conocer su historia y de contar también, ya que yo estaba cerca de su intimidad y era parte de su familia, aquel costado oculto, la trama familiar que fluye en paralelo con su lucha y su pasión por la actividad social.  Nos interesaba dar nuestros primeros pasos en la industria hablando de la historia, de la memoria, del punto de vista de una época, de un recorte.  Nutrirme de mi propia historia y honrar al mismo tiempo a mi abuelo era algo que me movilizaba mucho, era hablar de mi sangre, de mis raíces, y de mis ideologías compartidas con una persona que tanto amaba y tan poco conocí.  Sentíamos que la gente tenía que conocerlo y un gran deseo de resignificar su lucha, de sembrar una inquietud en la gente. Nos pareció importante reivindicar el sindicalismo de esa época, en donde todo era para el pueblo, para los trabajadores y por la vuelta de Perón. 

Pablo: Queríamos contar la historia de un sindicalista que por sus cualidades era muy particular, distinto al imaginario social general y distinto al que se muestra en la televisión hoy. Todo esto sumando el costado familiar, contar también la historia de aquellas personas que lo conocían en su intimidad, y que vivieron su historia de una manera diferente. Nos parecía fundamental, además, poder mostrar el paralelismo y las grandes similitudes entre las políticas de los gobiernos de ese momento y las de este, como todo se repite, y como las luchas en gran medida siguen siendo las mismas.

¿Cómo se conocieron y cómo trabajaron en la co-dirección? 

Florencia: Nos conocimos en la Fadu, UBA, cursando la carrera de Diseño de Imagen y Sonido. Fuimos compañerxs y luego amigxs. Primero trabajamos juntxs en la co autoría, donde fuimos investigando y pensando el rumbo de la película y su estructura narrativa. Trabajamos muy a la par investigando, leyendo, contactando personas, y en mi caso aportando la información familiar que Pablo desconocía. Siempre alineados y sabiendo a dónde queríamos llegar, compartiendo referencias estéticas, ambos queríamos que fuera un documental cuidado en cuanto a sus aspectos formales y recursos, que fuera cinematográfico. Luego en la co-dirección trabajamos en armonía, había un gran equilibrio entre ambos. Para mí, estando dentro de película transitando ese recorrido esa búsqueda, era fundamental la mirada de Pablo desde afuera, que podía ver con una mirada más objetiva.

Pablo: Intentamos aprovechar las ventajas de la co-dirección en cuanto a la conjunción de dos puntos de vista y poder complementar nuestras miradas sobre el mismo tema. Miradas desde lugares muy distintos porque obviamente Flor estaba completamente inmersa y atravesada por la historia. En ese sentido yo intenté alejarme lo más posible para poder aportar una mirada más objetiva y que la pelicula este contada de la mejor manera posible. 

¿Cómo fue el trabajo de recolección de material y archivos y que tanto tuvieron que dejar fuera del corte final? 

El trabajo de archivo fue sencillo en cuanto a encontrarlo, Miguel tenía un estudio en su casa con una preciada biblioteca y carpetas enteras con fotos, con los recortes de todas sus notas periodísticas, escritos, cartas, agendas. Todo prolijamente guardado y nomenclado con fecha y año.  Buscamos los libros que él había escrito y los leímos, para conocer más sobre su juicio y punto de vista. Hablamos mucho con los que prestaron testimonio, que aportaron algunos detalles más sobre eso que leíamos.  Luego recurrimos al Archivo general de la Nación para buscar fotos de buena calidad. Muchas historias sobre la militancia de Miguel quedaron afuera del corte final, principalmente porque entendimos que la película estaba en otro lado y nos enfocamos más en eso. 

¿Cómo es la relación de tu ustedes con la militancia actual y las distintas luchas sociales? 

Como ciudadanos permanecemos muy involucrados con las luchas sociales de la actualidad, si bien no pertenecemos a agrupaciones partidarias, apoyamos y concurrimos a las diferentes protestas en defensa de los derechos de los trabajadores, de la cultura, de la educación, y salimos a la calle cuando nuestros derechos son vapuleados. 

Pablo: Nuestra militancia está enfocada desde nuestra profesión, que es lo que sabemos hacer y para lo que nos preparamos. Queremos usar esas herramientas para aportar a la sociedad desde nuestro lugar como comunicadores y cineastas, y esta película nace precisamente así. 

Florencia: En mi caso defiendo fuertemente las causas del feminismo, hace poco pertenezco a la agrupación Acción mujeres del cine, desde donde se abordan las injusticias de género en el ambiente laboral audiovisual. 

¿Cómo se dieron las charlas con tu familia cuando planteaste realizar el documental y con qué respuestas te encontraste? 

Florencia: Primero hablé con mi madre, le hice un comentario medio al pasar y quedó ahí. Cuando vimos que el proyecto tomaba forma y se lo presentamos a Alberto Masliah y empezamos a ver que era posible, le pedí que nos sentáramos a hablar y se lo plantee más seriamente. Al principio hubo un poco de reticencia, mi abuelo siempre fue de bajo perfil y esto era un nivel de exposición muy grande que ella me pidió pensar para ver si quería afrontarlo, la idea de "Cine" era algo grande y difícil de concretarse en su imaginario. Me acuerdo que le redacte un mail muy largo a ella y a mi papá explicándoles lo que esto significaba para mí, lo que era el INCAA y lo que implicaría encarar este proyecto ya que la necesitaría como vos principal. Después de varias charlas y acuerdos, mi mamá se puso la 10 y empezó a ayudarme mucho, me ayudo a proponérselo a mi abuela, me pasaba contactos y mucha información, me dio las cajas, las sagradas cajas con todo el archivo y cartas de mi abuelo para que dispusiera de ese material. Siempre estuvo disponible y al pie del cañón. Como siempre. 

¿Cómo fue el proceso de dejar de lado el vínculo con tu abuelo para poder contar la historia lo más real posible? 

Florencia: En realidad no tuve que dejar de lado el vínculo porque concretamente queríamos hablar de eso mismo. De que no había sido un vínculo abuelo/nieta convencional. Y plantarme frente a la cámara a contar que no sabía nada sobre su lucha sindical (porque de chica nunca pregunté, porque me daba miedo o no me interesaba) mientras amigas/os de mi edad me hablaban de mi abuelo como un cuadro importantísimo, fue para mi lo más real y sincero que pudimos hacer. Luego mi abuela y madre fueron abriendo a contar su punto de vista sincero y ambas tramas, la sindical y la familiar, empezaron a fluir y no había porqué frenarlas. 

¿Cómo ven el panorama del cine argentino y hacía donde creen que se dirige?

El cine argentino hoy está atravesando un momento muy difícil. En los últimos años se dio un proceso de retroceso grande y cada vez es mas difícil poder desarrollar tu proyecto. Más aún para las películas chicas y para los que recién arrancan, como nosotros. Los subsidios y los créditos están frenados, cada vez hay mas trabas para poder filmar y cada vez hay menos espacios para poder proyectar tu película.  Vemos que hay una intención de virar la industria solo a un negocio cuando en realidad el INCAA es un ente de fomento a la cultura, no a un producto de mercado. El Estado tiene que hacerse presente para fomentar la cultura, porque sin cultura no tenemos identidad como nación. 

¿Se encuentran trabajando en otros proyectos? 

Sí, cada une tiene sus propios trabajos y nuevos proyectos, aún en proceso de desarrollo. Si bien nos encantaría volver a trabajar juntxs en cine y cada tanto pensamos en esa posibilidad, por ahora y después de tanto esperar este estreno, estamos disfrutando de este proyecto y de su distribución. 

Florencia: Por mi parte me encuentro trabajando mucho en teatro, actuando, dirigiendo y asistiendo⚫

feature-top

Titulo: Nada culmina en la vispera

Año: 2019

País: Argentina

Directores: Florencoa Orce y Pablo Moro