Entrevista a Fernando Restelli, director Merodeo

Mauro Lukasievicz 29 - Mayo - 2017 -Entrevistas- Foco: 2º EPA CINE - Festival Internacional De Cine De El Palomar

 

¿Cómo surgió la idea para realizar un cortometraje que aborda de lleno una problemática que se viene viviendo desde hace tanto tiempo?

En el año 2015 fui invitado por el histórico Cineclub La Quimera a participar de los Cortos Emergentes, un laboratorio de producción que trabaja a partir de una concepción a-la-Glauber Rocha de “una cámara en la mano y una idea en la cabeza”, con el objetivo de realizar un cortometraje en un lapso de tres o cuatro meses. En este marco, decidí aprovechar la oportunidad para realizar un ensayo sobre el abuso policial en Córdoba donde la dificultad estaba en desarrollar un dispositivo que me permita establecer un puente entre la arbitrariedad de las detenciones y mi lugar como realizador, es decir, socavar la distancia entre la víctima del abuso y la mirada de aquel que normalmente no es demorado por portación de rostro. De aquí se desprende la decisión de trabajar el relato en primera persona, utilizando el pasamontañas como dispositivo para dividir al personaje y fragmentar su relación entre lo privado y lo público, acompañado por una pequeña cámara diseñada para “selfies”.

 

¿Cómo fue el proceso para recopilar el archivo utilizado?

Me interesaba poder trabajar con el material existente en Córdoba, aquel que filman las vecinas y vecinos de la ciudad y es de libre circulación en internet, donde se pone en tensión la relación con las fuerzas del orden público y se toma la decisión de filmar esa relación. Teniendo en cuenta la dimensión histórica del registro del poder del orden en la Argentina, quería experimentar con el registro de la pantalla de mi computadora para manifestar esa distancia en la interpretación del personaje, en Córdoba en el 2015.

 

¿Qué crees que tiene que cambiar en cuanto a políticas de estado para terminar con la estigmatización que presentas en tu cortometraje documental?

Es una pregunta bastante compleja. La libre circulación es un derecho humano de primera generación pero su aplicación responde a intereses del mercado y del Estado. Existe un solo día en que muchxs pibxs pueden ir al centro y es en La Marcha de la Gorra, acompañando a las víctimas del gatillo fácil. Ese es el problema troncal, que lxs pibxs mueren en los barrios y no hay justicia. El Estado podría crear una nueva institución que no este al servicio de la propiedad privada, indemnizando a absolutamente todos los policías, jefes, jueces corruptos, etcétera, pero ¿quién va a pagar por eso? Me parece que primero es necesario construir otro tipo de relaciones como sociedad, construir nuevas formas de habitar la ciudad en la que vivimos con otros, en la manera de comunicarnos y de mirarnos; de-construir lo que consideramos habitual (como las detenciones arbitrarias en la vía pública o el rol de los medios de comunicación), reflexionar sobre la sociedad en la que queremos vivir, criticar, pensar… Luego vendrán las leyes.

 

¿Qué directores te sirven de inspiración?

Fuego inextinguible de Harum Farocki es una referencia directa para este cortometraje. En Merodeo funciona como una interpretación de el acto de quemarse la mano con un cigarrillo para representar la temperatura del napalm y el horror de la guerra. Didi-Huberman escribió un texto clave sobre el trabajo de Farocki: “Elevar, por tanto, el propio pensamiento acerca de la imagen hasta el enojo provocado por el tiempo resistido, por el tiempo sufrido por los seres humanos en pos de determinar su propia historia”.


¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Estoy en la etapa de montaje de mi primer largometraje documental que se llama Construcciones. Es un retrato íntimo de una familia obrera de La Calera, una pequeña ciudad ubicada a 20km de Córdoba, y de cómo el avance inmobiliario privado repercute en el cotidiano de los trabajadores de la construcción.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Fernando Restelli