Entrevista a Carolina M. Fernandez y Jorge Leandro Colás, productora y director de Barrefondo

Antonella Defranza 8 - Enero - 2018 -EntrevistasColumna: Detrás del cine

 

Detrás de una película que llega a estrenarse en salas, hay años de exhaustivo trabajo en equipo. El cine de ficción tiene un recorrido entre la idea y la exhibición que muchas veces deja en el camino a directores y productores, sea por las complicaciones a la hora de financiar los proyectos, como por el miedo que da pensar en una ópera prima que se filmará en varias semanas y que esperará al menos un año para estrenarse.

Jorge Leandro Colás y Carolina M. Fernandez nos cuentan en esta entrevista cómo surgió Barrefondo, ópera prima ficcional del realizador junto a la productora Salamanca Cine, quienes tienen un vasto recorrido en el cine documental con películas como “Los Pibes” (2015) y “Parador Retiro”(2008), que se estrena este mes en salas nacionales.


¿De donde surge la idea de escribir Barrefondo?

 Jorge Leandro Colás (JLC): Al leer la novela “Barrefondo” de Félix Bruzzone, hace unos cuantos años atrás, sentí que había muchos elementos con un gran potencial cinematográfico. Su protagonista Tavo, la forma en que hablaba, la atmósfera que atravesaba todo el relato, ciertas ambigüedades morales. Todos esos elementos aparecían en la novela claramente filtrados desde la mirada de lo real, ya que Félix es escritor pero también trabaja como piletero, al igual que el protagonista de la novela. Era un mundo muy atractivo para una película.

 

¿Cuánto tiempo llevó realizarla y con qué tipo de fomento / financiación?

JLC: Debo haber leído la novela por al año 2011. Luego, el proceso de escritura de la película fue realmente extenso, supongo que la primera versión del guión debe tener como cinco o seis años. Mientras trabajaba el guión, buscábamos completar la financiación y nos acomodamos un poco a los tiempos del INCAA.

Carolina M. Fernandez (CMF) : El rodaje fue el verano pasado, durante cuatro intensas y calurosas semanas. En cuanto a la financiación, la película la realizamos con nuestra productora Salamanca Cine y contó con el apoyo del INCAA, de Mecenazgo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y del Fondo Nacional de las Artes. También tuvimos el apoyo de la gente de la Municipalidad de Esteban Echeverría, que nos dio una invalorable e imprescindible ayuda logística: cortes de calles, patrulleros y algunas locaciones, cosas que de no ser por ellos, hubieran sido imposibles de costear para una película pequeña como ésta.

 

En base al protagonista del film, ¿llegaron a él por casting o lo tenían en mente a la hora de construir su personaje?

JLC: Para definir el protagonista de la película, hicimos un casting muy cerrado, entre tres actores muy buenos y que me gustan mucho. Sentía que pese a ser bastante distintos, podrían ser Tavos posibles. Finalmente, elegimos a Nahuel Viale, un actor muy talentoso, intuitivo e inteligente. Tavo está en prácticamente cada uno de los planos de la película y estamos muy conformes con su desempeño en la película.


¿Cómo llegaron al casting del resto de los actores?

JLC: Como elegimos a Nahuel en una etapa muy inicial del proceso de la película, fue muy valioso poder contar con su participación en diversos castings y encuentros con otros actores. Podemos decir que el resto de los personajes de la película se fueron conformando alrededor de él. Buscábamos equilibrio y matices, para componer el universo actoral de Barrefondo. Conseguimos un elenco de actores muy talentosos y reconocidos. Fue un lujo, para una primera película, contar con nombres como los de Sergio Boris, María Soldi, Claudio Da Passano, Osqui Guzmán y Adrián Fondari.

¿Cómo se conformó el equipo técnico?

JLC: Cuando arrancamos con Carolina Fernández, la productora de la película, la puesta en marcha de la película, sabíamos que necesitábamos un equipo técnico de gente talentosa y a la vez muy cercana, que pueda tomar conciencia de las limitaciones que teníamos a nivel financiación y tiempos de rodaje.

CMF: No podíamos perder ese eje, no teníamos mucho margen, ni podíamos poner en riesgo la terminación de la película. Así, fuimos conformando un equipo técnico con muchos integrantes con los  que ya habíamos trabajado previamente en nuestros documentales y se armó un grupo increíble con el que convivimos gran parte del verano.


-Luego de haber hecho un recorrido importante en el cine documental ¿Qué dificultades y que sorpresas gratas encontraron al pasar de documental a ficción? y ¿Cuál fue la búsqueda estética o de contenido que querían imprimir con la película?


JLC: Siempre pensé en “Barrefondo” como una película de cruces. En cierto sentido, cruza las películas de personajes y atmósferas con las películas de género, ya que hay un personaje muy central a quien le pasan muchas cosas internas pero también hay una trama que lo contiene y que tiene mucho que ver con la estructura de un policial. Cruza la forma de construcción del cine de ficción con algunos elementos de puesta en escena que tienen más que ver con el cine documental como la cámara en mano o los planos secuencia. Incluso cruza también –a través de varios personajes de la película- algunos límites morales que podrían llegar a incomodar a algunos espectadores que esperen que las cosas estén dadas a partir de una idea un poco más maniquea del bien y el mal.

En cuanto a las dificultades en el paso del documental a la ficción, creo que los principales desafíos tenían que ver con todas las diferencias que iba a encontrar en el rodaje, en comparación a un territorio que conocía bastante como el del cine documental. En el documental los equipos están conformados por cuatro o cinco personas, los rodajes son muy extensos y muchas veces por etapas y obviamente no hay actores. En esta oportunidad, tenía que trabajar con un equipo diez veces más grande, sostener un rodaje muy intenso en un periodo de tiempo realmente corto y conocer el misterioso y fascinante mundo de los actores. Siempre lo nuevo trae duda, incertidumbre y miedo, pero sin dudas se trató de una experiencia que repetiría.

 

¿Qué importancia tiene para películas como Barrefondo la instancia de festivales?

CMF: Para nosotros es muy importante el recorrido previo en Festivales. En este caso la primera vez que se pasó la película fue en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, participó de la Competencia Argentina, y tuvo excelente devolución del público.


¿Quién distribuye la película?

CMF: La película será distribuida por Compañía de Cine, Pablo Mazzola y Paulina Portela.

 

-¿Cuándo está previsto su estreno en salas?

CMF: Está previsto su estreno en Salas para el día Jueves 25.01.2018.

 

¿Cuáles son los próximos proyectos de Salamanca? ¿Se viene otra ficción o vuelven al documental?

JLC: Actualmente estamos trabajando en un par de proyectos documentales: “Los médicos de Nietzsche”, recientemente ganador de uno de los Concursos de Incubadora del INCAA y un proyecto que tiene que ver con Sierra Chica que ya estamos rodando. En cuanto a la ficción, el proceso de hacer “Barrefondo” fue arduo y extenso, pero es probable que en el futuro terminemos de definir un proyecto que anda dando vueltas en nuestras cabezas.

Antonella Defranza

antodefranza@gmail.com

DetrÁs del cine:

Entrevista a Carolina M. Fernandez y Jorge Leandro ColÁs