Entrevista a Daniela Bazzano, codirectora de La araña de mi jardín

Mauro Lukasievicz 12 - Septiembre - 2018 -Entrevistas-Foco: FIDBA 2018 - Festival internacional de cine documental de Buenos Aires.

 

 

Resulta más que interesante un cortometraje experimental para reflexionar sobre los distintos problemas del trastorno bipolar ¿Cómo surgió la idea?

La idea surge a partir de una necesidad personal de contar algo, quizás motivada por los cambios que estaba teniendo en ese momento. Comencé a pensar el proyecto como un cierto autorretrato cuando me di cuenta de que lo que tenía para decir era algo muy propio, y no algo sacado de un libro de psiquiatría. Cabe decir que comenzó siendo un trabajo de la facultad, pero que terminó en algo mucho más movilizador de lo que esperaba. Nos basamos también en un cuento que había escrito hacia un año, sobre una araña que invadía un jardín: de ahí el nombre del corto y la metáfora que intentamos plasmar. Una araña que se queda y que transforma al jardín de diversas maneras, como lo hace un trastorno en el cuerpo y mente de una persona.

 

En La araña de mi jardín hay una mezcla fascinante de imágenes tanto de archivo como personales ¿Cómo fue la búsqueda de este material y el proceso para realizar el montaje final?

El material de archivo fue algo que surgió a la mitad del proceso. No estaba establecido desde un principio, pero como todo proyecto, el material siempre termina pidiéndote lo que le falta. Creemos que fue un gran acierto habernos puesto a buscar material viejo y filmaciones mías no tan viejas, ya que encontramos de alguna manera ese otro elemento que faltaba: el cable a tierra, la historia, la persona. Teníamos todo lo demás: el cuento, las sensaciones, las imágenes y sonidos que coincidían con cada “etapa” del trastorno, y fue un descubrimiento habernos topado con el archivo. Creo que nos ayudó en momentos de bloqueo. Hicimos muchísimas versiones del corte final, hasta que encontramos uno con el que nos sentimos satisfechas, y con el cual sentimos que por lo menos algo de todo lo que queríamos decir, estaba dicho.

 

¿Cómo fue el trabajo de codirección junto a Alejandra Acevedo? ¿Ya habían trabajado juntas?

Sinceramente, increíble. Nunca nadie me entendió y respetó tanto como ella. Si bien la conocía hacía un par de años, nunca habíamos tenido la oportunidad de trabajar en algo juntas. Cuando se sumó a la realización supe al instante que iba a salir bien, ya que de alguna manera sentí su interés y su compromiso con el proyecto desde el día cero. El proceso que pasamos fue bastante arduo, cabe aclarar, a razón de ser un proyecto sumamente personal y de que hubieran trabas y obstáculos casi diariamente. De todas maneras nos sentíamos sumergidas en una conexión que ayudaba a entender los mecanismos de creación de cada una, complementarlos, y poder buscar toda clase de soluciones. Creo que solo podría haber realizado este cortometraje con ella.


¿Cómo se financió La araña de mi jardín?

Este proyecto no tuvo financiamientos específicos, ya que todo lo que hicimos lo hicimos con nuestros propios equipos, y de alquilar algún equipo de sonido, todo salía de nuestro bolsillo. Montábamos en largas noches en mi casa, salíamos a grabar varias veces por semana, y fue una gran experiencia para darnos cuenta de que no todo es solo posible si tenés dinero.

 

El cine Argentino se encuentra en muy momento muy delicado ¿Qué opinas de la situación actual y hacia dónde crees que se dirige? 

Me parece que es un tema importante a nivel social, porque sin cultura, no hay cine, y sin cultura no podemos desarrollarnos en libertad como sociedad. Entiendo que la cultura hoy en día está siendo desfinanciada o en vistas de serlo, y no podemos quedarnos de brazos cruzados. Creo en que la movilización y la lucha social rinden frutos. Por otro lado, el hecho de que no solo estén desfinanciando al cine argentino sino que también lo hagan con la educación pública, es un hecho preocupante, ya que no solo nos cortarían las alas profesionalmente, sino que además, como sociedad, nos veríamos imposibilitados de aprender, enseñar y crecer como ciudadanxs en la cultura.

 

Sabemos que te encontras trabajando en tu primer largometraje, Las olas, ¿Podes contarnos sobre el proyecto?

Si, me encuentro trabajando en un proyecto de largometraje de ficción, podría decirse, aunque también mantengo este encanto por el gran terreno de la no ficción y sus débiles límites con la ficción. Mi proyecto está inspirado en una novela bastante experimental de Virginia Woolf, “Las Olas”, en donde encontré personajes que se me aparecieron muy claros, muchas situaciones “cinematográficas" y un estilo de escritura muy poético (literalmente, poesía escrita en prosa), que me atrapó para pensar una película sobre aquellas vidas de las que habla. Actualmente estoy escribiendo el guión, que es acerca de cinco amigos y una de ellos, bipolar. La temática me persigue, se podría decir.

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Entrevista a Daniela Bazzano