Midnight Traveler (2019), de Hassan Fazili

Familia en fuga

La realidad de lo que deben pasar los migrantes, los refugiados que huyen hacia y a través de Europa, es algo que hoy en día no pasa desapercibido. Al menos eso sucede a grandes rasgos, cuando leemos noticias sobre crisis migratorias, sobre medidas tomadas en países como Alemania o Francia. Cuando nos enteramos de gente que muere cruzando mares en travesías imposibles o sin fines de fronteras para escapar del hambre, de la guerra, de la persecución y del horror.

Midnight Traveler nos presenta a una familia Afgana. Da la casualidad que el padre de la familia es director de cine, y da la casualidad que los Talibanes lo quieren muerto por haber realizado una película sobre un líder Talibán. Es así que Hassan Fazili, su esposa Fatima, y sus hijas Zahra y Nargil deciden abandonar el país buscando asilo político y corriendo enormes riesgos. Un primer pedido de asilo rechazado los lleva a tener que pasar distintas fronteras de contrabando, lo cual se hace doblemente difícil cuando se viaja con recursos cada vez más escasos y con dos niñas pequeñas.

feature-top

Sus viajes los llevan a pasar meses e incluso años en centros de refugiados, como así también períodos breves de pocos días en algún país. También se ven librados a la voluntad de algún contrabandista o conocido que les ofrece una ruta de escape, o un lugar seguro para pasar la noche. Otras ocasiones pasarán la noche en el frío y la intemperie.

Lo más destacable de este documental es sin lugar a duda la entereza, la vitalidad y la fuerza de sus protagonistas. Si bien no son más que cuatro ciudadanos lanzados a una situación extrema, todos mantienen siempre una actitud de coraje y valentía. Las niñas ríen y juegan en cada nueva ciudad que deben llamar hogar, pero siempre teniendo en cuenta que la tarea que tienen por delante es ardua, y el futuro incierto.

La totalidad del filme está realizado con teléfonos celulares, todo grabado en tiempo real, con algunos fragmentos de voz en off y musicalización, y otros donde el texto en pantalla explica el contexto cambiante. La calidad de filmación va de la mano con este clima de tensión y de precariedad de aquel que está en constante huida, y sin embargo Fazili logra armar un relato coherente y con momentos de gran belleza estética. Hasta se permite por momentos reflexionar sobre su amor por el cine y cómo su doble condición de cineasta y refugiado lo llevan a imaginar cosas horrendas solo por el valor de grabarlo, y la culpa que le trae.

Es el ritmo incesante el que nos mantiene atrapados en la acción, así como la química natural y el amor de esta familia tan palpable que podría ser la nuestra. Su realidad es dura pero afrontan cada día con la esperanza de llegar a un lugar mejor, y eso se nota en el documental. A pesar de no durar más de hora y media, condensa muy bien una larga travesía de años, captando momentos concretos y personales, detalles relevantes por su aparente liviandad.

Midnight Traveler es una mirada personal e interior de un conflicto global que afecta a millones de personas, que nos deja ver a personas en lugar de amplias estadísticas, y que a la vez nos hace entender que así como les tocó a ellos, y a millones más, podría tocarle a cualquiera⚫

feature-top

Titulo: Midnight Traveler

Año: 2019

País: Estados Unidos

Director: Hassan Fazili