Femicidio. Un caso, múltiples luchas (2019), de Mara Ávila

10 Julio - 2019. Por: Sebastián Francisco Maydana - Críticas

"Destinada a hacernos reaccionar, a movilizarnos"

 

Una mujer pequeña con una mochila muy grande entra a un tribunal. De la mochila extrae un bloc donde dibuja, de memoria, la distribución de los personajes aquel día de 2007 en que en esa misma habitación fue testigo y querellante. El juicio, caratulado como “homicidio simple”, era contra el hombre que mató a puñaladas a la madre de la mujer. Hoy, ella, una mujer pequeña con una mochila muy grande, puede resignificarlo como lo que verdaderamente fue: un femicidio. En ese momento se plantea la pregunta central de la película: qué se hace con esa mochila.

Sin caer en golpes bajos ni en muletillas típicas de los documentales en primera persona, Mara Ávila parte de su experiencia/duelo personal para desarrollar un recorrido íntimo y sincero que desemboca en una respuesta tan necesaria como contemporánea: la lucha es colectiva. A partir de la búsqueda de Mara aparece toda una red de contención (en un doble sentido de contener y de contender) formada por mujeres de todo el país atravesadas por una misma problemática y aglutinadas tras un mismo reclamo: basta de esta sociedad patriarcal, basta de matarnos.

Es que esta película no es un documental en primera persona, sino que desde el relato en off involucra al espectador siguiendo más bien el formato de una entrevista. Como en aquella magistral novela de Juan Carlos Kreimer, El Río y el Mar, escrita en segunda persona, Mara te interpela directamente, duda, reformula una frase, se demora buscando la palabra justa. Algunas cosas las dice en inglés, porque la ayuda a procesarlo mejor (su madre era profesora de inglés). Lejos de pretenderse la voz de Dios, la voz de la pequeña mujer es demasiado humana, demasiado cercana para no sentir empatía. Y, sobre todo, demasiado auténtica.

feature-top

Un documental político que no baja línea, un film en primera persona que habla de vos, una tesina de grado que es menos académica que visceral y que sin pretender demasiado logra generar toda clase de emociones, Femicidio. Un caso, múltiples luchas es una película necesaria. La lucha de las mujeres y las personas trans es quizás la más importante de las movilizaciones de la actualidad porque cuestiona las bases mismas sobre las que se organiza nuestra sociedad.

Una mujer pequeña con una mochila muy grande toca timbre en una casa y parada en puntas de pie dice muy cerca del portero eléctrico “soy Mara”. Esa voz, aguda y tímida, se desnuda en un grito, la mochila en una bandera, y el documental en una poderosa y honesta declaración destinada a hacernos reaccionar, a movilizarnos⚫

feature-top

Titulo: Femicidio. Un caso, múltiples luchas

Año: 2019

País: Argentina

Director: Mara Ávila