4 abril - 2019. Por: Belén Paladino - Críticas

"Las venas continúan abiertas"

Daniel Incalcaterra y Fausta Quattrini vuelven a Latinoamérica con su nuevo documental Chaco. Como en su trabajo anterior El impenetrable (2012) la acción tiene lugar en el Chacho Paraguayo, una de las regiones más deforestadas del mundo, donde los verdaderos dueños de la tierra son desplazados y constantemente amenazados por poderosos grupos económicos interesados en llevar adelante agronegocios.

La lucha continúa e Incalcaterra sigue defendiendo esa porción de tierra declarada reserva natural y bautizada Arcadia que peligra ante el avance de grandes plantaciones de soja. Esta tierra heredada de su padre está en proceso de restitución a la comunidad guaraní Ñandevas dueña originaria del territorio.

feature-top

Pero Latinoamérica ha cambiado, los gobiernos populares han sido reemplazados por una derecha que solo beneficia a los poderosos y no está dispuesta a tomar una posición respecto al conflicto por la tierra- la omisión no deja de ser una toma de posición-. Paraguay no ha sido la excepción y luego de la destitución del presidente Lugo en el año 2012, el problema se ha agravado. El mismo ex presidente en dialogo con Incalcaterra afirma que no habrá paz si no se resuelve el problema de la tierra y queda expuesto de forma contundente que este conflicto tiene su origen tras la invasión de América. No es casual que la explotación del Chaco sea llevada adelante por capitales extranjeros.

Los reclamos de los pueblos originarios y campesinos, dueños de las tierras pero sin título de propiedad, son respondidos con violencia y desprecio. Incalcaterra debe redoblar la apuesta para no perder la reserva. Si antes estaba protegida por un decreto presidencial firmado por Lugo, ahora es necesario que se convierta en ley para que no sea revocado por la nueva gestión. A esta lucha se suma también el ex presidente en su rol de senador.

Incalcaterra se sumerge en este proceso “acompañado” por fiscales, autoridades gubernamentales entrando en una espiral burocrática e institucional que resulta angustiante. En las charlas que mantiene con su familia y sus colaboradores está muy clara su determinación de lograr su noble objetivo. Sin embargo, en esta dinámica por momentos se pierde el contacto con los verdaderos protagonistas, con los pueblos que han sido históricamente sometidos y que llevan adelante una lucha milenaria para que les sean restituidas sus tierras. Es necesario dar la palabra y una película que va a tener un recorrido a nivel mundial tiene una gran posibilidad de habilitar ese dialogo, de hacer visible realidades que prefieren ser ignoradas. Lamentablemente este dialogo no llega a concretarse del todo. Pese a las buenas intenciones se establece una mutua desconfianza entre la comunidad e Incalcaterra que no deja de ser un extranjero que funciona de intermediario. Ante la impotencia que experimenta el director se contrapone la paciencia de los pueblos originarios, que por paciente no deja de ser consecuente y sostenida en el tiempo.

La película logra imágenes de gran belleza, en las que se puede contemplar la riqueza de la flora y la fauna de la región y la importancia vital de resguardar esas tierras vírgenes que aun resisten ante la deforestación, los agrotóxicos y los intereses de grupos concentrados.

Chaco es una película necesaria, que trasciende las fronteras del Paraguay y que podría transpolarse fácilmente a cualquier otro país latinoamericano ya que es una problemática extendida en la región. En estos tiempos en los que han recrudecido las violencias- tanto físicas como simbólicas- contra los pueblos originarios vuelven los viejos aires de la conquista de América. La violencia original, la fundadora de todas las violencias. Aun hay víctimas entre los y las que ponen el cuerpo en la difícil tarea de defender el territorio como sucedió recientemente con Rafael Nahuel, Santiago Maldonado y tantas otras muertes que nos resultan anónimas, pero no por eso menos dolorosas. Chaco nos enfrenta a la triste realidad que aun hoy habita nuestro continente, la confirmación rotunda de que las venas de América Latina continúan abiertas⚫

feature-top

Titulo: Chaco

Año: 2017

País: Argentina

Director: Danièle Incalcaterra y Fausta Quattrini