Breve historia del planeta verde (2019) de Santiago Loza

De nostalgias y despedidas

Hay un momento en la vida en que el que todo, pero absolutamente todo lo que nos rodea, nos agota hasta la médula y necesitamos huir y alejarnos de todo, por lo menos durante un tiempo. Muchas veces, ese retiro involucra volver al seno familiar de donde partimos, recuperando el tiempo añejo de la niñez y la ingenuidad. Algo de esta experiencia existencialista nos trae Santiago Loza con su película Breve Historia del Planeta Verde, eso sí con un poco de realismo mágico que funciona a la perfección.

El film relata un periodo de tiempo en la vida de tres amigxs, donde el núcleo principal de la acción es protagonizado por Tania, una chica trans que debe volver a su pueblo natal tras la muerte de su abuela. En ese retorno la acompañan dos amigxs que también son del pueblo y que, junto con Tania, se habían ido pensando no volver. En este periplo y símil viaje iniciático de estos tres amigues, la película nos involucra en una lógica mágica verosímilmente construida. ¿Cuál es el elemento mágico? El legado de su abuela. ¿Qué le dejo la dulce anciana a su amada nieta? La difícil tarea de devolver al lugar donde encontró a su mejor amigo de los últimos años: un pequeño alíen violeta, con grandes ojos verdes. En este mundo de alisen, apariciones, síntomas extraños y situaciones que rozan la ciencia ficción, nadie se extraña de ver a un extraterrestre y menos aún, de que se inicie todo un éxodo para que este ser, denominado “la criatura”, retorne a su hogar.


feature-top

En este viaje de largas caminatas por bosques, rutas, encuentros con personas de la infancia, de sanar viejas heridas de la niñez, lxs tres amigxs van experimentando cambios anímicos y orgánicos, lo que les permite barajar la posibilidad de que “la criatura” genera alteraciones de corte energético a su alrededor. Más allá de esta breve descripción de la trama, realmente el film constituye un relato bien logrado y una historia coherente y atrapante, que permite reflexionar a niveles más filosóficos existencialistas, que relacionar la historia a la ciencia ficción, género que mayormente se ha ocupado de la temática extraterrestre. Esto se debe, y ya bien acostumbrades nos tiene Loza a esto, a un guion bien constituido, donde la intriga sutil mantiene un hilo de atención constante, permitiéndose, incluso, grandes cuotas de humor que relajan la narración.

Visualmente Breve Historia del Planeta Verde también funciona. Estéticamente compuestas, las escenas del film están cuidadosamente dispuestas, habilitando retratos cuidados de los espacios en interiores y exteriores que se utilizan. De similar forma, la utilización de una gama de colores para diferenciar el cambio en el estatuto de lxs personajes es digno de mencionar: en la ciudad los colores son fuertes y brillantes, a diferencia de las tonalidades cromáticas que se utilizan en el camino de iniciación que comienzan cuando llegan a su antiguo pueblo, donde todo se vuelve más opaco.

Otra vez Loza experimenta y cumple. Breve Historia del Planeta Verde es un film que cuenta una historia sencilla atravesada por la lógica de lo mágico, pero que deviene muy necesaria al haber de nuestra cinematografía nacional, que ha estado históricamente ligada más a films de corte dramático, de comedia pasatistas, o de un cine más de corte social o de denuncia. Loza nos trae una bocada de cine nuevo … y sí que renueva⚫

feature-top

Titulo: Breve historia del planeta verde

Año: 2019

País: Argentina

Director: Santiago Loza